3 formas en que los millenials están cambiando el mundo laboral


Feb 16, 2015 mhernani Noticias

By Emerson Csorba (World Economica Forum)

Los millenials (fechas de nacimiento desde 1983 hasta 2004), denominación de la última generación humana, posterior a la generación X (personas nacidas entre los años 1961 y 1982), están proyectados a convertirse en la mayor fuerza de trabajo en 2015, según el Bureau of Labor Statistics.

Y el cambio está produciéndose más rápido de lo que creíamos. En 2025, los millenials representarán el 75% de los puestos de trabajo modernos. En la otra mano, muchas organizaciones estarían perdiendo cientos, si no miles de años de experiencia técnica y social mientras su personal veterano -muchos de ellos habrían trabajado sólo en un manojo de compañías- se retira.

Aun así, a pesar de estos inminentes cambios en los puestos de trabajo, las investigaciones sugieren que muy pocos ejecutivos veteranos y líderes de Recursos Humanos están tomando el tiempo para entender y capacitar eficientemente a su personal subalterno.

De acuerdo con la encuesta de millenials 2015 de Deloitte, sólo el 28% de la generación del milenio siente que sus organizaciones actuales hacen uso completo de sus habilidades. Además, en un estudio reciente dirigido por Elance-oDesk y Millennial Branding, el 80% de encuestados de la generación del milenio consideraría dejar sus puestos de trabajo para crear sus propias empresas en el futuro.

En mi trabajo como director Gen Y Inc., una consultora de la cultura organizacional, hemos encontrado que los malentendidos detrás de la idea de una carrera, así como la falta de diálogo entre el personal superior y subalterno, crean problemas que finalmente conducen a la inesperada facturación, ineficiencias, y dolores de cabeza que inhiben el crecimiento y la innovación.

Sin embargo, el lado positivo es que la comprensión y la capacitación de millenials es mucho menos complicada de lo que los altos ejecutivos y líderes de recursos humanos asumen; en última instancia, el diálogo estructurado ayudará a  recorrer un largo camino en el aumento de la conciencia de los empleados acerca de los temas que conforman el éxito a largo plazo de una empresa.

Aquí hay tres enfoques que vale la pena considerar:

Los ejecutivos senior usualmente “piensan en pequeño” o tienen una “visión angosta”. Nuestro equipo en la Generación Y Inc. trabaja a menudo más cómodamente con ejecutivos con los cuales sienten que tienen una “política de puertas abiertas”, acogedora no sólo para aprender del personal subalterno, sino también al momento de llamar a la puerta del CEO (también conocido como Director Ejecutivo).

Estos malentendidos sutiles pueden llevar al desencanto, sobre todo cuando el personal exige activamente, y sin una comunicación eficaz, que los millenials contribuyan al éxito de su compañía más allá de lo que se espera de ellos en su trabajo del día a día.

Aunque muchos altos ejecutivos piensan que permiten el diálogo con el personal subalterno, las políticas, los procesos y las prácticas promulgadas para asegurar esto rara vez se llevan a cabo. Aunque al personal directivo no le falte trabajo en sus escritorios, pasar varias “horas de oficina” en reuniones  mensuales con personal joven, escuchando acerca de no sólo sus preocupaciones, sino de sus visiones e ideas para la organización, puede significar el recorrido de un largo camino para elevar la moral y la productividad.

En última instancia, la generación del milenio quiere que sus lugares de trabajo – tanto si están en nuevas empresas de rápido crecimiento, universidades o grandes corporaciones – se sientan íntimos y colaborativos.

Proponga la tutoría cruzada. Ya sea una compañía Fortune 500, un negocio familiar de 150 personas o un centro de investigación de comercialización de 50 personas, ninguna organización está segura en la intensa competencia por el talento. Pero la cuestión no es sólo la atracción de talento curioso y ambicioso, sino también el saber mostrar por qué debe quedarse.

En esa línea surge la tutoría cruzada, donde el personal junior y senior trabajan juntos en el desarrollo de habilidades, y participan en el aprendizaje mutuo sobre la cultura de la empresa. Este es un método eficaz para el desarrollo de la colaboración y la confianza en las empresas.

Alentar y recompensar la labor excepcional a través de la tutoría cruzada es un paso hacia el mantenimiento de las personas que se necesiten para construir una organización estelar, especialmente en lo que las organizaciones más  buscan: el mejor rendimiento posible de la inversión de los recursos limitados.

Permitir al personal subalterno empujar sus propios límites y asumir la responsabilidad al inicio de sus carreras. La actitud dominante que vemos entre los altos ejecutivos de nuestros clientes es que ellos esperan que el personal junior suba a través de las organizaciones de la misma manera que ellos lo hicieron. De hecho, no es raro trabajar con personal directivo de los clientes que han pasado entre veinticinco a cuarenta años en la misma empresa.

Este ejercicio, sin embargo, no es atractivo para la mayoría de la generación del milenio, muchos de los cuales son emprendedores y están interesados en trabajar intersectorialmente, en organizaciones no lucrativas, gobierno, nuevas empresas y corporaciones. Aplicando esta estrategia, las empresas verán beneficios al confiar y empoderar a su personal subalterno para contribuir con el mayor impacto posible en sus propias organizaciones.

Posts Relacionados


Investigación en las universidades con base en su internacionalización posibilita el desarrollo de los países
Inteligencia infantil: ¿Puede el consumo de pescado durante el embarazo potenciarla?
¿Qué es el premio innovadores menores de 35?