5 consejos para volver más empática a una organización


Feb 24, 2016 mhernani Noticias

Fuente: WEF

Hoy en día, atraer y conseguir talento humano se ha convertido en una competencia bastante reñida debido al rezago educativo que enfrenta nuestro país. Asimismo, la apertura de mercados y el rápido crecimiento de ciertos sectores productivos, están volviendo a los clientes cada vez menos fieles a las marcas, pues poseen una amplia gama de opciones de conusmo

Debido a ello, las compañías deben tener en cuenta que la “empatía” transmitida por la organización no es un atributo de segundo plano si lo que se busca es colaboradores de calidad y clientes fidelizados. En ese sentido, el WEF elaboró un índice global de empatía corporativa con más de 160 empresas, identificándose 8 comportamientos básicos en las empresas más empáticas del mundo. A continuación reproducimos 5 de estos comportamientos (los más originales y llamativos), presentados como consejos para mejorar los niveles de empatía de cualquier organización:

1. Se preocupan por sus culturas

Los estudios muestran que el 71% de los millenials quiere que sus colegas sean como una “segunda familia”, y el 75% siente que la organización debe guiar y nutrir su talento. Lo que ellos exigen es un tipo diferente de experiencia de trabajo: están buscando conexiones y quieren que sus propuestas- y sus requisitos sobre el lugar de trabajo – sean escuchadas.

Silicon Valley se ha destacado en este aspecto ampliamente: muchas de las empresas allí ubicadas ofrecen beneficios de cuidado de niños, política de la siesta, pausas de lectura. Se trata de actos de reconocimiento empático para una “mano de obra” ilustrada, que se da cuenta que la satisfacción en el trabajo va más allá del dinero.

2. Poseen un liderazgo equilibrado

El análisis de este índice también arrojó que los trabajadores requieren de una figura de liderazgo, que sea destacable del resto, es decir, inspiradora, pero que al mismo tiempo colabore a desarrollar las habilidades de los demás con miras a alcanzar sus objetivos personales y los de la empresa.

Las cinco empresas más empáticas según el índice daban una puntuación promedio de 94% de aprobación a sus CEOs, mientras que los últimos cinco apenas un promedio de 27%.

3. Procuran transparencia

Los modelos tradicionales de secreto corporativo pueden dañar realmente la reputación de la organización, proporcionando el ambiente perfecto para el escándalo. Las corporaciones necesitan resistir su instinto natural a encubrir y desviar la atención de las verdades incómodas: las empresas líderes están encontrando maneras de afrontar públicamente sus problemas como el primer paso para retomar la confianza de clientes, colaboradores, inversionistas, etc.

udE6nALTk9fqqYSKoQPbE8P6IRLJO6EwOWt6ObbAtio

Fuente: WEF

4. Están orgullosos de la historia de su marca

Los clientes quieren saber de dónde viene y qué impulsa la pasión de una empresa. Realmente importa si una gran multinacional una vez operó en el garaje de los padres del fundador. La historia del origen de una compañía nos ayuda a entender para qué se creó la compañía. Nos ayuda a ver a una corporación como un esfuerzo humano y no sólo como una máquina.

5. Escuchan a los detractores

El reconocimiento de la importancia de las redes sociales en la creación de un mayor nivel de diálogo con los clientes se refleja en el hecho de que el 80% de los CEOs de las 50 mayores empresas del mundo hoy en día están personalmente comprometidos con los medios de comunicación digital de su empresa.

Sin embargo, aún existe un elevado nivel de tentación en hacer caso omiso de ellas (el 70% de quejas de los clientes dirigidas a las empresas en Twitter simplemente se ignoran) o dar una respuesta robótica – lo cual puede inflamar la ira del cliente.

En lugar de tratar las quejas de los clientes como una amenaza, mírelas como una fuente de conocimiento emocional para su empresa. Cualquier forma de retroalimentación (incluso una queja enojada) es un regalo. Las empresas deben encontrar la manera de escuchar y aprender de la retroalimentación, por incómoda que pueda ser la sensación.

La empatía es una habilidad difícil, pero al impulsarla adquirimos el potencial para cosechar grandes resultados. La empatía debe ser priorizada y valorada a través de toda la organización, y no sólo relegada a un departamento. Con el tiempo, debe ser cultivada en todas las relaciones con los clientes y los empleados.

Cambie las cosas pequeñas, y las cosas más grandes pueden seguir con mayor rapidez. Puede que no seas capaz de nombrar a un “Director de empatía” por el momento, pero puede cambiar su actitud frente a las quejas o comenzar a contar la historia de su empresa.

Posts Relacionados


Informalidad afecta a 7 de cada 10 personas
Especialista en análisis de innovación de UNICEF: “la asistencia a poblaciones infantiles vulnerables contribuirá a mejorar la competitividad del Perú”
Investigadores del Instituto Peruano de Competitividad (INSPERCOM) desarrollan instrumento de medición de impacto social para MYPEs