La descentralización indiferente: análisis y propuestas


Aug 29, 2014 mhernani Noticias

“Históricamente, el Gobierno, entre municipios y gobiernos regionales gastan el 40% del  presupuesto total en el último trimestre de su gestión”, afirmó Carlos Casas, economista y catedrático de la Universidad del Pacífico.

En ese sentido, Casas resaltó que los funcionarios, al ver que se cumple el plazo de ejecución de obras públicas en su localidad, gastan sin criterio y medida, con el fin de que no les acorten el presupuesto.

Durante la presentación de la “Agenda 2014”, publicación sobre diversas propuestas para mejorar la descentralización y la institucionalidad del Estado, el especialista de la UP expresó también que las estadísticas pueden resultar engañosas para la opinión pública, pues “podemos tener altos niveles de ejecución de proyectos, entre un 70 y 90%, pero debemos asegurarnos de la calidad de tal gasto”.

Por ejemplo, en los últimos años, “la región de Áncash fue reconocida como una de las que mejor ejecutaba (su presupuesto), pero estuvo inmersa en problemas de corrupción”, acotó.

El gobierno de César Álvarez, en Ancash, es uno de los casos emblemáticos de corrupción en las regiones.

El gobierno de César Álvarez, en Ancash, es uno de los casos emblemáticos de corrupción en las regiones.

CONTROL DE CALIDAD

Frente a este escenario, el economista propuso la verificación de la calidad del gasto en las municipalidades y gobiernos regionales, en orden de mitigar la corrupción e ineficiencia.

¿En quién recae la responsabilidad? Casas refirió que el Gobierno nacional, a través del MEF, tiene un papel clave y fiscalizador.

“(El Gobierno) se ha concentrado en la pre inversión, pero todavía falta mejorar la ejecución. Ellos lo han reconocido, (…) se han ejecutado obras, pero el Estado todavía no ha ejercido una buena medición en la calidad de vida de la población”, agregó.

DESCENTRALIZACIÓN INDIFERENTE

El economista reveló que, según su experiencia, el Gobierno nacional siempre ha transferido dinero a los gobiernos subnacionales a fines de octubre, y tal transferencia la cuenta como descentralización.

¿Dónde quedó el rol rector del Gobierno? Casas afirmó que hay problemas en los gobiernos regionales y locales, pero echarle la culpa solo a ellos, no es justo.  A este proceso de descentralización podríamos denominarlo “indiferente”, pues sólo designa presupuesto pero no le interesa (o no es capaz de) verificar u orientar cómo se emplean esos recursos.

“El Gobierno Nacional debería tener la capacidad rectora y supervisora para identificar problemas de corrupción, y en caso ocurriese tal situación, debería intervenir”, concluyó el economista.

"Se han ejecutado obras, pero el Estado todavía no ha ejercido una buena medición en la calidad de vida de la población"

“Se han ejecutado obras, pero el Estado todavía no ha ejercido una buena medición en la calidad de vida de la población”

PROPUESTAS

Ante esta situación, el Instituto Peruano de Competitividad se suma a la lluvia de ideas que contribuya a generar mecanismos de control frente al problema de la descentralización indiferente. Por ello, propone que como alternativa a la inexistencia de mecanismos de control de calidad, o a la incapacidad de la Contraloría de llegar a todas las regiones del país con el mismo impacto, cada región deberá tener a un encargado independiente que realice esa labor, verificando la eficacia de las obras y programas sociales que promuevan los diferentes niveles del Estado.

Este encargado independiente no estará financiado por la municipalidad o el gobierno regional, sino que los recursos destinados a la manutención de su cargo provendrán de la transferencia realizada por el Gobierno central a dichas entidades descentralizadas. Dicho encargado, además, deberá acceder a que, una vez aceptado el cargo, se le levante el secreto bancario sin previo aviso cuantas veces la Contraloría lo requiera, con el fin de corroborar si el funcionario está involucrado en actos corruptos. Lo mismo debería hacerse a todo alto funcionario del Gobierno, que esté en contacto directo con la toma de decisiones y la designación de presupuesto.

Nuestra propuesta radica en la presencia de un funcionario (financiado por el Gobierno Central) independiente del municipio o gobierno regional, que se encargue de medir la calidad de las obras y proyectos descentralizados, y que acceda a que la Contraloría levante su secreto bancario eventualmente ,como parte de una rutina de supervisión sorpresa.

Nuestra propuesta radica en la presencia de un funcionario (financiado por el Gobierno Central) independiente del municipio o gobierno regional, que se encargue de medir la calidad de las obras y proyectos descentralizados, y que acceda a que la Contraloría levante su secreto bancario eventualmente ,como parte de una rutina de supervisión sorpresa.

Esta es una alternativa a la asesoría directa del Gobierno Central en la toma de decisiones de cada una de las regiones, lo cual podría considerarse muy difícil de concretar debido a la magnitud y variedad de dicha tarea, eliminando el aspecto benéfico de la descentralización (delegar tareas fuera del Gobierno Central), y además podría tomarse como intervencionista, al limitar el campo de acción de los gobiernos regionales, mucho más conscientes de la problemática local,  a las sugerencias de un Gobierno Central que sólo conoce la realidad particular de las regiones a través de indicadores aproximados, y que se mantiene ataviado por cuestiones a nivel macro como política exterior, lucha contra el narcotráfico, producción de infraestructura interregional, etc.

Fuente: Gestion

Foto: UP/ www.diarioeltiempo.pe

Posts Relacionados


La gente más productiva ve la vida como a una serie de experimentos
Entrada y salida de cerebros: cómo migran los científicos
El “efecto de aversión a la pérdida” evita que logres negociaciones más exitosas