8 actitudes que reducen la productividad de tu empresa


Oct 6, 2014 mhernani Noticias

En ocasiones, el trabajador más tóxico para la productividad de una empresa es el propio gerente, quien sin darse cuenta puede estar distrayendo o haciendo perder tiempo a sus propios empleados. A continuación presentamos las 8 actitudes más comunes que hacen que un gerente merme la productividad de sus empleados.

1. No delegar responsabilidad o autoridad a tus empleados

A menudo, muchos empleados se acaban convirtiendo en ayudantes del gerente, en lugar de tener verdadera autoridad, competencia y responsabilidad. En algunas empresas, muchos proyectos no avanzan al requerir el constante visto bueno del más mínimo detalle por parte del gerente.

El tipo de empleado que necesita una empresa es aquel cuya libertad le permite trabajar y crear, siendo el responsable tanto de su éxito como reconocedor de sus fracasos. Un gerente nunca sabrá que tan competente es un trabajador hasta que éste no tenga la capacidad y autoridad como para trabajar por sí mismo.

T34220130807largeNote4

El gerente no debe cargar con todo el peso de las decisiones: trabajar en equipo es la mejor opción.

2. Crear un clima de ansiedad y control en la empresa

Muchos gerentes tienden a confundir la seriedad en el trabajo con ser una persona seria, a menudo de mal humor. Nunca está de más recordar que un líder no tiene súbditos, sino seguidores. No es temido, sino respetado, que es muy distinto.

Con los controles rígidos y el miedo se consigue que nadie se pase de la raya, y también se consigue que los empleados no traigan nuevas ideas por temor a ser humillados o atacados. Tampoco serán honestos a la hora de presentarte algunos problemas que están surgiendo en un proyecto o en la empresa en general.

3. Pérdida de tiempo con reuniones innecesarias

Muchas empresas han escuchado que es bueno comunicarse con sus empleados para hacer un seguimiento de sus objetivos y los problemas con los que se van encontrando, por lo que ahora ponen dos o tres días a la semana para hacer una reunión. En diferentes encuestas de clima de laboral, se ha sabido que el 80% de los empleados piensan que estas reuniones semanales son totalmente improductivas, y que podrían reducirse fácilmente a una reunión a la semana o cada dos semanas.

Si además, para la siguiente semana, los puntos que se tratan en la reunión, no sólo no se han resuelto, sino que volvemos a ponerlos nuevamente sobre la mesa, los empleados sentirán que es una auténtica y total pérdida de tiempo.

jefe

Exigir el máximo a tus trabajadores no significa abrumarlos con órdenes: los gerentes deben aprender a encontrar un equilibrio en estos aspectos.

4. Romper continuamente la concentración de tus trabajadores

Muchos gerentes se olvidan de que vivimos en una era tecnológica, y que los correos electrónicos están para algo. Si llamas por teléfono diciéndole a un trabajador que suba a tu despacho cuando pueda, aunque no pueda, éste subirá, dejando lo que estaba haciendo, lo cual puede ser una tarea sencilla o complicada. En cualquier caso, después deberá continuar. Si usamos el correo electrónico, el trabajador lo verá cuando acabe con lo que está haciendo, lo leerá cuando pueda y de esta forma realmente subirá a tu despacho cuando haya terminado.

5. No preguntar a los trabajadores lo que necesitan para hacer mejor su trabajo

La empresa pone los medios a sus trabajadores para que éstos realicen su trabajo, ¿pero alguna vez la empresa le ha preguntado a sus trabajadores (supuestos profesionales en aquello que hacen) qué necesitan para hacer su trabajo más eficientemente?

Muchos trabajadores no hablan por sí solos. Si piensan que les vendría bien un nuevo software que ellos conocen y tú como gerente desconoces, nunca te lo dirán a no ser que se lo preguntes. En otras ocasiones, un trabajador puede estar trabajando con un ordenador demasiado lento, y tampoco te lo dirá por el miedo a que pienses que es un desconsiderado por insinuar un gasto extra en la empresa.

crisis descenso

Es muy probable que si tu empresa se adecua a alguna de estas situaciones su productividad disminuya inevitablemente.

6. No formar a tus empleados

Empleados más formados y preparados se convierten en mejores profesionales. Si tu empresa tiene mejores profesionales, lógicamente será más competitiva en el mercado. Algunas empresas siguen viendo la formación como un gasto prescindible, y realmente es una de las mejores inversiones que una empresa puede hacer, siempre y cuando los trabajadores la elijan libre y voluntariamente.

7. No permitir el teletrabajo cuando un puesto lo permite

Nada impide que en un momento dado, debido a diferentes circunstancias, algunos trabajadores puedan trabajar desde su casa, siempre que su función no requiera presencia física en la empresa. Sabiéndolo hacer, incluso puede suponer un ahorro en la empresa. Sin embargo, en ocasiones, el teletrabajo no se lleva a cabo porque las empresas no se fían de sus trabajadores.

8. El mal trato de la enfermedad en el trabajo

Ninguna empresa quiere tener de 1 a 5 bajas en una semana, y por tanto, cuando una persona está comenzando con la gripe, se la suele tener hasta que alcanza décimas de fiebre. Es entonces cuando la enviamos a casa, pero esa persona probablemente ya ha contagiado a la mayoría de empleados por no enviarle a casa un poco antes.

La gripe está entre una de las causas que más días improductivos causa en una empresa a lo largo del año, junto con las bajas por depresión. Cuanto este virus entra, hay que cortarlo rápidamente activando una especie de protocolo de emergencia para evitar males mayores.

Fuente: plusempresarial.com

Foto: equiposytalento.com

Posts Relacionados


EEUU: Revolución robótica generaría más desempleo que tratado comercial con Perú y otros países del Asia-Pacífico
“Reunión Regional sobre innovación, competitividad y productividad” organizada en Lima busca el desarrollo de la industria latinoamericana
“Revolución Capitalista Peruana” impresiona en Londres