8 frases que te hacen ver menos experimentado de lo que realmente eres (y cómo evitarlas)


Apr 20, 2016 mhernani Noticias

Fuente: Business Insider

No importa la cantidad de experiencia (o de pelo gris) que tengas en comparación con los demás compañeros de tu organización. Fuiste contratado para hacer un trabajo y para trabajar junto con las personas que te rodean. Por lo tanto, cuanto más puedas posicionarte como un igual, más se te tratará como tal.

Si bien no debes ir al otro extremo del espectro y actuar como si fueras más importante que el resto de tu equipo, toma en cuenta que nunca debes sentir miedo de presentarte con confianza como un igual (y esto es cierto tanto si estás en tu primer trabajo como si acabas de ascender a las filas de la alta dirección).

¿Cómo lograr posicionarte como un igual en tu organización? Aquí hay algunas frases de uso común que deberías evitar, ya que al instante te hacen sonar más inexperto, y algunas otras con las que deberías reemplazar dichas frases negativas, con el objetivo de asegurar que todos se percaten del profesional capaz y competente que eres.

1. “No sé”

No necesitas tener todas las respuestas todo el tiempo, pero si respondes a las preguntas de tus compañeros de trabajo con un “no sé”, seguido por un momento de silencio incómodo, puede parecer que no estás a la altura.

Ofrece lo que sabes: “Bueno, te puedo decir que el informe fue a la impresora el viernes”, o responde “esa es exactamente la pregunta que estoy buscando responder”. Si sabes que puedes obtener la información de otra persona, trata de decir “vamos a incluir en la conversación a tal persona, para que confirme la información”.

2. “Tengo que preguntarle a mi jefe”

No importa en qué nivel estés en tu carrera, hay ciertas cosas que vas a tener que consultar con un superior. Pero eso no significa que tengas que terminar cada conversación dejando saber a todos que no eres quien toma la decisión final.

En su lugar, intenta decir “todo esto suena muy bien. Déjame pasar nuestra conversación a un par de personas en el equipo antes de seguir adelante”. Sonarás como un colaborador reflexivo, más que como un subordinado humilde.

3. “¿Está bien?”

Cuando tengas que ejecutar algo por tu jefe, omite preguntarle si está bien lo que acabas de realizar, pues esto suena como si no tuvieras ni idea de si tu recomendación es buena o no, y usa algo como “déjame saber antes del viernes si debería continuar con lo planteado”.

4. “Soy el [insertar título del trabajo de categoría subalterna aquí]“

Si tienes un puesto de trabajo no tan impresionante (y todos los hemos tenido), no tienes que transmitirlo a todo el mundo con quien trabajas, sobre todo si estás buscando clientes potenciales o socios que están más arriba que tú.

En el siguiente correo electrónico corporativo que envíes, en vez de poner “soy el asistente junior de marketing en Monster Co.” incluye algo como “trabajo en el área de Marketing de Monster Co.”. Sigues diciendo la verdad, pero esta última frase te hace sonar un poco más experimentado.

5. ‘Muy’, ‘extremadamente’

Elimina los adverbios innecesarios de tu lenguaje, no sólo porque todos queremos mensajes más cortos, sino porque estas palabras adicionales tienden a añadir emoción a lo que debería ser una comunicación sencilla y basada en los hechos.

¿Cuál de estas frases suena como si viniera de un profesional calmado y experimentado?: “Estoy muy ansioso por empezar, pero estoy terriblemente ocupado esta semana. ¿Podríamos reunirnos la próxima semana, cuando las cosas estén más tranquilas?” o “Estoy ansioso por empezar, pero ocupado esta semana. ¿Podríamos agendar para la próxima?”

6. “Hola, soy Julie”

En un entorno profesional de creación de redes, no puedes utilizar sólo tu nombre, pues esto puede hacer que suenes inseguro de ti mismo, como si fueras alguien que acaba de pasar casualmente por la sala, en lugar de alguien que fue invitado a estar allí.

En su lugar, comparte tu nombre completo y por qué estás ahí: “Soy Julie Walker, del equipo de marketing de Monster Co.”

7. “Yo”

La reducción del uso de la palabra “yo” en realidad puede hacer que las personas se vean como más poderosas y seguras. Una investigación de la Universidad de Texas, que analiza cómo la gente habla para determinar intenciones ocultas, encontró que quien hace uso excesivo de la palabra “yo” o alguna connotación hacia uno mismo en una conversación, por lo general tiene un estatus social inferior.

Analiza estas dos afirmaciones: “Le agradecería que considere reunirse conmigo el próximo mes. Estoy muy interesado en su trabajo, y me encantaría conocerlo en persona”, y  “¿Usted estaría disponible para una reunión el próximo mes? Sería muy bueno para aprender más acerca de su trabajo y conocerlo en persona”. La primera frase se desvía hacia el territorio del fanatismo y la inmadurez; mientras que la otra suena como una conversación entre dos profesionales exitosos.

8. ‘Estoy disponible en cualquier momento que sea conveniente para usted’

Si la persona con la que te gustaría reunirte contestara a esta frase estableciendo la entrevista a las 5:30 a.m., es bastante probable que no estés de acuerdo (e incluso si lo estuvieras, parecería que nada pasa en tu vida profesional).

Prueba con: “Las tardes de los martes y jueves estoy libre, aunque no habría problema en ser flexible”, lo cual suena agradable de manera similar, pero también muestra que tienes un horario propio importante.

Posts Relacionados


¿Aportar a mi fondo de pensiones? ¿Asistir al gimnasio?: cosas importantes que postergamos (¡pero nunca más!)
Las 7 peores barreras hacia el éxito están hechas de excusas
¿Por qué siempre llegas tarde y cómo prevenirlo?