8 hombres poseen la misma riqueza que 3.6 billones de personas


Jan 17, 2017 mhernani Noticias

Fuente: WEF

Hoy en día sólo ocho indivudos (todos ellos hombres) tienen la misma riqueza que 3,6 mil millones de personas, las más pobres y vulnerables del mundo.

Oxfam indicó el año pasado que eran 62 las personas que acumulaban todo este botín y ahora afirma que son ocho hombres, y no exagera: los últimos datos sobre la distribución de la riqueza mundial indican que la mitad más pobre del mundo tiene menos riqueza de lo que se pensaba.

Si hubiéramos tenido estas cifras el año pasado, el número brindado por Oxfam habría sido nueve (nueve hombres) en lugar de 62 personas.

El impacto de esta brecha entre los pocos afortunados y el resto de nosotros se siente en todas partes, pero es especialmente cruel con los más olvidados. Y sí, lo adivinaste: la mayoría de los pobres son mujeres.

Los súper ricos acumulan riqueza a un ritmo tan rápido que el mundo podría ver su primer trillonario en sólo 25 años, sin embargo, 1 de cada 10 de nosotros todavía gana menos de 2 dólares al día.

Esto es mucho más que un juego de números: se trata de un sistema económico que se ha olvidado de la gente y está estrangulando las perspectivas de un futuro mejor, más justo y próspero para todos nosotros.

Con motivo de la celebración de la Reunión Anual 2017 del Foro Económico Mundial en Davos, el último informe sobre la desigualdad de Oxfam expone el funcionamiento de esta economía profundamente injusta y ofrece soluciones para reequilibrarla.

El informe describe cómo las grandes corporaciones, encabezadas por los super ricos y cortejados por los gobiernos, están esquivando los impuestos, reduciendo los salarios, pagando menos a los productores, etc.

Cuando los gobiernos persiguen el crecimiento del PIB a toda costa, están promoviendo una economía exclusiva que priva a cientos de millones de personas afectadas por la pobreza, la enfermedad y el trabajo explotador.

Tampoco los bienes de los más ricos del mundo son sólo trabajo duro. Hay poca evidencia de meritocracia en el patio de recreo para los ricos. Más de la mitad de los multimillonarios del mundo heredaron su riqueza o la acumularon a través de industrias propensas a la corrupción y el amiguismo.

La buena noticia es que no tiene por qué seguir así. Existen soluciones audaces, sensatas y prácticas para corregir estos errores. Tener una economía que funciona para el 99% es alcanzable. La necesidad de que ocurra este cambio fue lo que sacudió la política el año pasado: el Brexit y las elecciones favorables para Trump y Duterte son una muestra de que las masas están elevando la voz de la frustración.

Necesitamos romper este ciclo para el beneficio de la humanidad. Habrá más que suficiente para todos si tenemos una economía que funcione equitativamente. Para ello hay que darnos cuenta que los gobiernos lideran, pero también lo hacen los súper ricos, muchos de los cuales se reúnen en Davos. Juntos tienen un papel fundamental que jugar en la creación de un mundo donde todos podamos ser afortunados y no sólo unos pocos.

Sí, eso significa redistribución. Los gobiernos deben poner fin a la extrema concentración de la riqueza para acabar con la pobreza. Esto significa abordar la evasión de impuestos, pero también aumentar los impuestos sobre la riqueza y los altos ingresos para asegurar los miles de millones de dólares necesarios para invertir en salud, educación y creación de empleo.

Posts Relacionados


“El MINSA no convoca a los jefes de Bancos de Sangre para coordinar el desarrollo del sector”
Microsoft da un salto hacia el Windows 10
Conoce a los líderes globales menores de 40 años del World Economic Forum 2015