Algunas lecciones del este asiático sobre cómo construir confianza a nivel regional


Apr 27, 2015 mhernani Noticias

Fuente: World Economic Forum

Durante años, el dinámico y vibrante este de Asia parecía inmune a los problemas que afectan a Europa y América del Norte, desde la desaceleración económica al aumento del desempleo. Con una tasa de crecimiento promedio proyectado de más del 7% en 2015, esta región sigue siendo la de más rápido crecimiento en el mundo, así como la más poblada.

Sus estrellas incluyen pesos pesados mundiales, como China, Corea del Sur y Japón, así como algunas importantes economías emergentes, desde Myanmar hasta Indonesia. Sin embargo, las tensiones políticas, sociales y económicas han afectado esta región extraordinariamente exitosa. En ese sentido, la clave para aliviar las tensiones y asegurar el camino hacia la prosperidad se basa en la confianza entre el Estado y los diferentes sectores que lo conforman y complementan, virtuosa aptitud cuya experiencia en esta región del mundo debe analizarse en orden de replicar las buenas prácticas y evitar los errores que puedan trasladarse a contextos latinoamericanos como el nuestro.

A continuación presentamos 4 lecciones que podemos aprender de las experiencias en el este de Asia en relación a la construcción de confianza para abordar algunos de los problemas más complejos de la región, desde la confección de bloques económicos al diálogo directo entre gobernantes y gobernados:

Far_east1

El este asiático, también conocido como extremo oriente, está coformado por países como China, Hong Kong, Taiwan, Macao, Corea del Sur, Corea del Norte, Mongolia y Japón, ocupando el 15% del territorio de Asia. Fuente: www.educa.madrid.org

1. Aprenda a confiar en sus vecinos

Los conflictos internacionales se ven hoy en día como una de las mayores amenazas para la estabilidad mundial, por delante de los riesgos ambientales y económicos, según el más reciente Informe de Riesgos del Foro Económico Mundial. Si bien el crecimiento en la región del este de Asia sigue siendo fuerte, no debe conducir a la inacción respecto a las tensiones geopolíticas en la zona. Entre ellas se encuentran la fricción entre China y algunos países del sudeste de Asia, como Vietnam y Filipinas , por el control de cierto espacio marítimo en el Mar Meridional, y las difíciles relaciones entre China y Japón por el control de un conjunto clave de islas llamadas Senkaku en japonés y Diaoyu en chino. Estas tensiones pueden tener un impacto inmediato en el crecimiento, ya sea a través del aumento de los precios de la energía o de las disputas comerciales. Después de todo, China es el mayor socio comercial de muchos de sus vecinos.

2. No tenga miedo de cooperar

Cuando los actores regionales trabajan juntos, su esfuerzo colectivo puede desencadenar un círculo virtuoso de confianza y prosperidad. Un primer ejemplo de esto es la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN por sus siglas en inglés). Sus dirigentes tienen por objeto poner en marcha la Comunidad Económica de la ASEAN (AEC por sus siglas en inglés) a finales de 2015, es decir, la formación de un mercado común conformado por 10 países con más de 600 millones de personas en total. El plan es permitir gradualmente una libre circulación de personas, capitales, bienes y servicios, así como la cooperación en áreas como la educación. Como bloque económico, la ASEAN sería la séptima economía del mundo, y podría ser la cuarta más grande en el 2050 si las tendencias de crecimiento continúan.

44_00001013_1

10 países conforman la ASEAN, bloque económico que promete contribuir al impulso del crecimiento económico en esta región. Fuente: www.actualidadporcina.com

3. Hable con la gente

¿Qué mejor escenario para una conversación acerca de la confianza que Indonesia? El recientemente elegido Presidente de Indonesia, Joko Widodo, conocido como Jokowi, personifica a la construcción de confianza. Él es el primer presidente en la joven historia democrática de Indonesia que no proviene de la élite militar, política o comercial, llegando al poder a través de su éxito como alcalde, y de su popularidad entre la gente común. Por ejemplo, sus visitas sorpresa a los barrios pobres y a los mercados callejeros durante su candidatura, donde pregunta a residentes, compradores y vendedores acerca de sus preocupaciones, han continuado durante su presidencia.

Remover la distancia entre los políticos y la gente puede producir beneficios tangibles y concretos. En el caso de Indonesia, el presidente Jokowi fue capaz de eliminar el subsidio del combustible del gobierno (una reforma difícil que muchos otros líderes de todo el mundo han evitado, por temor a una reacción negativa del público). El presidente explicó a su pueblo por qué la reforma era necesaria, y cómo se invertirían los ingresos ahorrados de este subsidio en educación e infraestructura. Fundamentalmente, confiaron en su mensaje.

BN-FM873_INmyan_G_20141112065756

Joko Widodo es un político indonesio que tras ganar las elecciones de su país con un 53,15% de los votos, se convirtió en Presidente desde el 20 de octubre de 2014. Fuente: elecciones presidenciales

4. Coloque la confianza en el centro del crecimiento económico

Existen déficits de confianza incluso en las economías más exitosas, especialmente cuando los jóvenes sienten que sus preocupaciones están siendo ignoradas. Por ejemplo, las protestas callejeras llevaron a Hong Kong a un punto muerto, y condujeron a la imposición de la ley marcial en Tailandia. El crecimiento por sí solo no puede garantizar la estabilidad, e incluso puede exacerbar la desigualdad social y la polarización. En orden a la creación de una base sólida para la prosperidad compartida, la confianza entre la población y el gobierno tiene que anclarse en las bases mismas del crecimiento.

En un mundo más estrechamente conectado que nunca, con desafíos que sólo pueden abordarse colectivamente, ningún país o empresa puede permitirse el lujo de tratar el tema de la confianza a la ligera. Tomemos las experiencias de los países del este asiático para reforzar los bloques económicos latinoamericanos como la Alianza del Pacífico o Mercosur, para continuar evitando los conflictos entre vecinos y para promover democracias con sistemas de interacción más simples y efectivos entre gobernantes y gobernados. Esto podría contribuir con mantener el orden e impulsar el crecimiento económico en la región.

Posts Relacionados


“Paquete de medidas no ataca el corto plazo”
¡Innóvate Perú! Nunca fue tan fácil innovar en nuestro país
Peruano que resolvió problema matemático de hace 271 años será distinguido con importante cátedra