Breve revisión de la informalidad en Perú


Basado en el artículo de Richard Webb (Director del Instituto del Perú de la USMP) publicado en El Comercio el 09 de Junio de 2014

Desde hace una semana, por primera vez, existe una estadística oficial del número y de la actividad de las empresas informales: el 79% de empleos en el Perú es informal, según INEI. Es buena ocasión, entonces, para recordar el descubrimiento del fenómeno de la informalidad.

En 1986, el Instituto de Libertad y Democracia (ILD) publicó el estudio titulado “El otro sendero”, el cual generó un gran impacto debido a sus aciertos analíticos y a su calidad narrativa.

A diferencia de otros estudios sobre la informalidad, “El otro sendero” elaboró una ambiciosa tesis explicativa, centrada en el exceso de legalismo y déficit de democracia. Además, su interpretación aterrizaba en el terreno del quehacer del gobernante mediante un estudio de los costos de las barreras burocráticas, dándole así un sentido práctico poco usual en el mundo de la academia.

A esas virtudes se sumó una coincidencia política que contribuyó mucho a la atención que recibió “El otro sendero”. La publicación se dio en una década marcada por el terrorismo en el Perú y por un giro hacia la derecha en el mundo. Los nuevos líderes políticos, Ronald Reagan en Estados Unidos, Margaret Thatcher en Reino Unido y Helmut Kohl en Alemania tenían recetas para sus países, pero para ellos los países en desarrollo eran un misterio. La atribución de la pobreza al exceso de burocracia y a la falta de la libertad económica propuesta por “El otro sendero” llenó ese vacío.

Con el pasar del tiempo, es más fácil distinguir las virtudes y las debilidades del libro. Curiosamente, la teoría es más aplicable a la pobreza urbana que a la rural, donde el problema es menos la presencia agobiante del Estado que su ausencia.

Años después, el ILD publicó un segundo libro, “El misterio del capital”, en el que el énfasis puesto en la simplificación burocrática por “El otro sendero” pasa ahora a la formalización de la propiedad, con el argumento de dar acceso al crédito para los pobres, incluido esta vez el campesino. Las dos recetas siguen teniendo vigencia, pero su fuerza explicativa queda recortada por la magnitud de la reducción reciente de la pobreza, a pesar de la poca simplificación de trámites o formalización de propiedades. El microcrédito, además, ha crecido masivamente sin mucha titulación, tanto que el problema actual resulta siendo más el sobreendeudamiento del pequeño empresario que el no acceso. En realidad, nuestro mundo es más una gama de grises, en términos de grados de informalidad, que un mundo reducible al blanco y negro.

Posts Relacionados


La nueva crónica del buen gobierno: Premios a la Gestión Pública
4 consejos sobre cómo coordinar a un equipo de especialistas cuando no eres uno de ellos
Conozca las claves para ingresar al mercado con pie derecho