¿Cómo está la situación de la mujer en el mundo de las tecnologías de la información?


Aug 17, 2016 mhernani Noticias

Fuente: Toptal

Las mujeres no poseen la suficiente presencia en el ámbito tecnológico: basta con mirar las cifras publicadas por grandes compañías de tecnología de la información (TICs) como FacebookGoogleIntel. Muchas de estas empresas de la industria de la tecnología dicen que emplean entre 25 y 30 por ciento de las mujeres. Este número, sin embargo, puede ser engañoso.

La mayoría de estos números más grandes – sí, son las de mayor tamaño – incluyen tanto funciones técnicas como no técnicas, y al comenzar a examinar la proporción de mujeres en puestos técnicos, las cifras disminuyen aún más.

En Facebook, el 32% de los empleados son mujeres, pero sólo el 16% de los papeles técnicos pertenecen a mujeres. En Google, hay una caída similar del 30% de las empleadas en la empresa en su conjunto al 18% en roles técnicos. De las empresas examinadas, Intel tiene el salto más pequeño, ya que cuenta con un 24.1% de población femenina y 19,4 % ejercen en roles técnicos.

Así que a pesar de que muchas empresas cuentan con una proporción de mujeres que se trata de una cuarta parte o incluso una tercera parte de la empresa, el número de mujeres en puestos técnicos en realidad es mucho más bajo. Parece que las declaraciones de 15 a 20 por ciento serían más precisas.

Ante esta situación, una gran cantidad de investigaciones se han centrado en las razones por las que las mujeres no están dispuestas a embarcarse en temas y carreras relacionadas con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Algunos concluyen que es una falta general de interés en estos temas.

Otros creen que las mujeres deciden no seguir carreras de esta clase después de haber sido estereotipadas por su familia y/o maestros. Otros aún hablan sobre la falta de modelos de conducta o la combinación de múltiples causas.

En la industria de la tecnología, muchos desarrolladores usan GitHub plataforma de desarrollo colaborativo cuyo código se almacena de forma pública (sistema también conocido como Open Source)  al principio de su carrera, ya que es un requisito previo para ser tomado en serio.

Sin embargo, parece que pocas aspirantes a desarrollo del género femenino ven el Open Source de esta manera. ¿Será posible que estos datos sean una coincidencia y que no signifique mucho en relación con el número de talento femenino en desarrollo de software en la industria tecnológica?

Dos ingenieros de Toptal, Anna-Chiara Bellini (con más de 20 años de experiencia en ingeniería de software a través de una variedad de entornos académicos y de negocios) y Bozhidar Batsov (el número 98 en la lista de los mejores contribuyentes de GitHub activos en el mundo), coinciden en que estar activos en GitHub es normalmente un buen indicador de experiencia en la ingeniería, y sin embargo, lo contrario también es cierto ya que afirmaron que conocen buenos ingenieros que no están activos en GitHub.

Anna-Chiara comentó que se necesita una gran dosis de confianza para contribuir con el Open Source, algo que, según ella, podía ser más difícil para desarrolladores mujeres, dado a que históricamente la industria tecnológica ha sido poco grata con ellas.

En ese sentido, es necesario que tanto la industria como la academia contribuyan a la tarea de propiciar mayor diversidad de género en sus respectivos campos. Desde el campo empresarial, las organizaciones deben tomar en cuenta el talento que dejan de lado, en este caso, a programadoras sólo por mantener un estereotipo y no en base a la meritocracia. Además, se debe recordar que un ambiente laboral en el que confluyan ambos géneros siempre tiende a  la tolerancia y al respeto, y por lo tanto, a una mayor eficiencia y productividad.

Finalmente, desde el punto de vista académico, las instituciones de educación superior no deberían permitir que las habilidades de cada mujer, ya sea en el ámbito de las TICs como en cualquier otra materia, se pierdan por no tener las oportunidades o el entorno adecuado para desarrollarlas. En todo caso, a falta de dicho entorno, la Academia debería comprometerse a forjar un espíritu de lucha en sus estudiantes, especialmente en las femeninas, para que ellas mismas puedan forjar su camino hacia la igualdad de género en todos sus ámbitos, no sólo en el profesional.

Posts Relacionados


Estas son las 10 principales tecnologías emergentes de 2016
Algunas curiosidades de WhatsApp que usted probablemente no conozca
El futuro hoy: avances científicos de ciencia ficción cada vez más cerca