¿Cómo podría contribuir la “Intervención de Saberes Productivos” (Pensión 65) a la formación de clusters locales?


Sep 23, 2015 mhernani Noticias

Informe especial, por Alonso Rodríguez

La experiencia “Intervención de Saberes Productivos” del Programa Nacional de Asistencia Solidaria – Pensión 65 tiene como objetivo rescatar los conocimientos ancestrales provenientes de los beneficiarios de dicho programa, permitiéndoles de ese modo reintegrarse a la sociedad y alcanzar un mayor bienestar.

El Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS) identificó que, en pueblos y comunidades del Perú, los saberes locales ancestrales estaban en riesgo de perderse, como consecuencia de la adopción de elementos foráneos, y sus portadores, adultos mayores en extrema pobreza, vivían en estado de aislamiento y abandono, por falta de integración con sus comunidades.

Ante esta problemática, se planteó la necesidad de rescatar y revalorar dichos saberes, reconociendo al mismo tiempo el rol del adulto mayor como portador y transmisor de los mismos. Para ello, el MIDIS estableció una rutina de trabajo con los gobiernos locales y líderes comunitarios, creando talleres de identificación, registro y contextualización de saberes, en las que se promueve la transmisión intergeneracional.

Las actividades de la “Intervención de Saberes Productivos” permitieron la construcción de un sentimiento de pertenencia, identidad y orgullo local para más de 10 mil adultos mayores, beneficiarios de pensión 65 de más de 250 distritos en todas las regiones del país, y su revalorización como agentes de desarrollo dentro de una proceso de mayor participación productiva entre los gobiernos locales y las comunidades.

Un ejemplo de éxito de esta experiencia se llevó a cabo en el distrito de San Miguel, en Cajamarca, donde “los adultos mayores estuvieron ubicados en numerosos stands demostrando a las autoridades presentes y a la comunidad de San Miguel, todos sus conocimientos y habilidades ancestrales entre los que destacaron: el tejido a callua, tejido de sombreros, trenzado de sogas, alfarería a pulso, su exquisita gastronomía, el uso de la medicina tradicional, etc.”, según un comunicado publicado en la web de la municipalidad del mismo distrito.

11

La intervención de Saberes Productivos en el distrito de San Miguel comenzó a implementarse en febrero de este año, con un total de 774 usuarios del Programa Nacional de Asistencia Solidaria Pensión 65. Fuente: Municipalidad de San Miguel (Cajamarca)

Vale resaltar que las actividades con adultos mayores deben desarrollarse en la lengua materna del adulto mayor, y que los avances que se realicen en los procesos de identificación, documentación y transmisión de saberes, deben ser sistematizados, compartidos y devueltos a la población a través de publicaciones tanto escritas como audiovisuales, en formatos sencillos y digitales.

En ese sentido, ¿cómo lograr que dichos saberes no permanezcan en un plano teórico únicamente, y puedan ser utilizados de manera práctica para el desarrollo de las comunidades de dónde provienen?

NUEVA VISIÓN PARA EL REFORZAMIENTO DE CLUSTERS LOCALES

Para comenzar a responder esta pregunta, debemos remitirnos al ensayo “Acercamientos a un eficiente flujo de conocimiento dentro y entre clusters peruanos”, publicado el 03 de Noviembre de 2014 en la web del Instituto Peruano de Competitividad, el cual señala que  “con el fin de fortalecer su presencia entre los clusters externos, los clusters locales de Perú (…) deberán fomentar la distribución interna de conocimientos a nivel local y regional, sea esto de manera formal o informal, que permita a mediano-largo plazo, que estos conocimientos puedan fluir de forma dinámica, bajo la premisa de que una óptima asimilación e interpretación de la información proveniente de clusters hermanas mejorará su competitividad.

En ese sentido, se reconoce que la principal fuente de conocimientos empresariales de cualquier país proviene de las Universidades e Institutos Superiores. Es así que el gobierno debería percatarse de la necesidad de que los alumnos de los últimos ciclos de las diversas carreras referidas a los negocios puedan poner en práctica sus conocimientos en situaciones reales en diversos negocios locales ubicados en zonas marginales, como parte de la currícula universitaria.

De esa manera, los proyectos que los alumnos universitarios realizan como parte de algún curso de los últimos ciclos y que quedan como simples ejercicios teóricos que se pierden muchas veces luego de calificado el trabajo, podrían ser adaptados e implementados en negocios locales que requieran apoyo administrativo, logístico, organizativo o de cualquier índole teórico-empresarial a través de la coordinación entre una Comisión especializada por parte del Estado y las entidades universitarias competentes.

Esta coordinación permitirá la designación de grupos de trabajo universitario interdisciplinarios que se encarguen de generar, adaptar e implementar proyectos de desarrollo empresarial a negocios locales previamente determinados por la Comisión especializada, con el objetivo de filtrar a aquellos negocios que tengan la proyección y los requisitos necesarios para aplicar este proceso de intercambio de conocimiento.

coop

No permitamos que los trabajos y prácticas teóricas en las universidades se queden en el papel: utilicemos la inteligencia y creatividad de los jóvenes para contribuir al desarrollo práctico de la sociedad. Fuente: educacionysolidaridad.blogspot.com

En dicho proceso los universitarios no sólo asistirían de manera inmediata las necesidades empresariales del negocio designado, sino que deberán lograr que los conocimientos sean transmitidos a los dueños de dichos negocios, con el objetivo de que este proceso contribuya a generar un flujo de conocimiento constante entre diversos negocios.

Todo esto, por supuesto, bajo la supervisión de los docentes encargados del curso, quienes deberán, además, participar directamente de este proceso de intercambio de conocimientos, pues ellos son los que mantienen la mayor cantidad y calidad en las investigaciones, por lo que su intervención debe ser considerada como fundamental para procurar la precisión y profundidad en los temas que se traten.

La formación y aplicación de proyectos a nivel universitario en negocios incipientes o de proyección local, especialmente dentro de un contexto socialmente marginal, permitirán que ambas partes del proceso se beneficien, pues por un lado dichas empresas estarían recibiendo asesoramiento gratuito por parte de colaboradores capacitados, y por el otro, los alumnos universitarios podrían poner a prueba sus conocimientos teóricos.

De esa forma, puede ser posible contribuir con el aumento de la competitividad de los clusters nacionales, logrando lo que Harald Bathelt, Anders Malmberg y Peter Maskell apuntaban en su estudio denominado “Clusters and knowledge: local buzz, global pipelines and the process of knowledge creation”, es decir, el equilibrio entre el murmullo local y la absorción de información proveniente de líneas de abastecimiento globales, con el objetivo de alcanzar el eficiente desarrollo de los negocios locales y regionales”.  

INTERNVENCIÓN DE SABERES PRODUCTIVOS Y FORMACIÓN DE CLUSTERS LOCALES

En ese contexto, los saberes productivos provenientes de la intervención descrita en líneas anteriores podrían entrar dentro de la cadena de ‘flujo de conocimiento’ establecida entre Centros de educación superior y empresas locales: los alumnos de educación superior podrían captar dichos saberes y adaptarlos eficaz y sosteniblemente a posibles o ya existentes proyectos empresariales dentro de la comunidad de donde provengan los conocimientos, reconociendo de manera especial el aporte de los beneficiarios de Pensión 65.

ll

Diagrama de flujo de los pasos de la cadena de flujo de conocimiento que venimos describiendo. Fuente: Elaboración Propia

Saberes productivos relacionados con la utilización medicinal o gastronómica de recursos naturales, la explotación de atractivos turísticos, la elaboración de artesanías o productos cosméticos, entre otros aspectos dentro del ámbito del conocimiento popular y tradicional, podrán servir como base para la creación o el mejoramiento de cadenas productivas sostenibles que podrían ser explotadas por inversionistas dentro de las propias comunidades de donde provenga el conocimiento, como por inversionistas externos que decidan implementar el proyecto dentro de un plan de desarrollo integral para la comunidad.

Por ejemplo, una intervención en el distrito de San Pedro de Cajas (Tarma-Junín) puso en evidencia que en la cadena productiva del tejido de lana (característico de este distrito), destaca también el teñido de este insumo, para lo cual es preciso contar con un tipo de musgo (llamado en quechua “quiullahuisha” o “jeullasho”) que crece en las altas montañas circundantes al poblado y que hervido con anilina mantiene un color permanentemente.

Este musgo podría explotarse industrial y sosteniblemente con el objetivo de mejorar la calidad de la producción de los textiles en San Pedro de Cajas, proveyendo a los productores de un stock permanente de este producto (pues debería ser sembrado en cautiverio y bajo condiciones reguladas) y evitando que se deprede el medio ambiente, y en el peor de los casos, que el musgo se extinga, al ser explotado irracionalmente en su estado silvestre por los pobladores.

No se podría prohibir el uso libre del musgo a menos que las autoridades detecten un peligro en su explotación en estado silvestre. Sin embargo, el musgo explotado industrial y sosteniblemente ya no requerirá el proceso de hervido, ni el traslado de los pobladores a la zona de explotación, perdiendo los productores en ambos procesos tiempo y dinero que quizás podrían equivaler o ser superiores al tiempo y dinero que les costaría adquirir el producto industrializado, beneficiando paralelamente al desarrollo de puestos de trabajo alternativos en la zona.

Además podría ser un producto subvencionado temporalmente por los gobiernos locales para que la población se acostumbre a su uso y deje de explotar los recursos silvestres. Luego, el precio del producto deberá progresivamente ascender hasta el precio real y sostenible para la continuidad de la empresa, mientras la calidad de los tejidos (y por lo tanto, también sus precios) asciende a partir del uso más generalizado del quiullahuisha industrializado.

1469843

Adultos mayores, usuarios del Programa Nacional de Asistencia Solidaria – Pensión 65 de San Pedro de Cajas mostraron sus conocimientos en el Primer Encuentro de Saberes Productivos (2015). Fuente: RPP

Por otro lado, la estrategia de marketing para la promoción de este producto podría tener una doble directriz: por un lado, el respeto espiritual a una naturaleza cada vez más depredada por el crecimiento de las poblaciones humanas, respeto ancestral que se ha ido perdiendo y que debe ser recuperado, y, por el otro, el temor a un desequilibro en el ecosistema de la zona, en base al rol que juegue el quiullahuisha dentro de dicho ecosistema, y a las proyecciones que puedan hacer los ambientalistas respecto a los niveles de depredación de este recurso y las consecuencias ambientales que acarrearía.

Finalmente, el tema de la revitalización del idioma natal también podría traer beneficios colaterales para el desarrollo de las comunidades donde se realicen las intervenciones: dado que las actividades con adultos mayores deben desarrollarse en la lengua materna del adulto mayor, resultará necesaria la contratación de traductores para que los alumnos de educación superior puedan comprender los saberes que se intentan compartir.

En ese sentido, la generación de puestos de trabajo alrededor de la traducción del idioma dentro de ese contexto permitirá que se institucionalice este tipo de labor no sólo dentro del proceso de intervención, sino también dentro del proceso de formación o adaptación de empresas alrededor de los saberes tradicionales identificados, al necesitar trasladarse muchos conceptos desde el idioma original al español, utilizado en la mayoría de los trámites legales y demás procedimientos empresariales que deban desarrollarse fuera de la comunidad originaria.

En conclusión, la adaptación de los resultados teóricos provenientes de las intervenciones de saberes productivos a los procesos de colaboración entre el sector académico y el sector empresarial, presentados en el ensayo “Acercamientos a un eficiente flujo de conocimiento dentro y entre clusters peruanos”, podría contribuir a acelerar el proceso de desarrollo de las comunidades de donde surjan dichos conocimientos a través de (1) el reconocimiento especial al aporte de los beneficiarios de Pensión 65, insertándolos activamente dentro de la cadena productiva como consultores o asesores, (2) la revitalización de las lenguas indígenas a través de los diálogos intergeneracionales y de la generación de puestos de trabajo alrededor de la necesidad de traducción, y (3) la promoción del debate y la reflexión dentro de las comunidades en torno a las oportunidades de negocio sostenibles en base a los recursos naturales y humanos disponibles en la zona.

Posts Relacionados


La población hindú sobrepasará a la China en 2022
Mérito científico de los candidatos a miembro del Consejo Directivo de la SUNEDU
Analizamos la última radiografía de la Universidad Peruana…y esto fue lo que encontramos