¿Tu empresa tiene una cultura creativa?


Dec 5, 2014 mhernani Noticias

Fuente: Harvard Business Review

La innovación genera nuevos productos y modelos de negocio, y el marketing permite que el mundo sepa acerca de esas innovaciones. Ambas disciplinas se ven a menudo como el fruto de la creatividad. Pero cuando se trata de construir la cultura creativa necesaria para ejecutar el marketing y la innovación correctamente, muchos líderes no logran dar en el clavo.

Es fácil mirar a empresas de renombre por su cultura creativa e intentar emular lo que están haciendo. Pero si no logramos comprender la dinámica de la cultura, sólo podremos imitar sus elementos a nivel de superficie y fallaremos en hacer un cambio cultural duradero en nuestra empresa. Por ejemplo, es fácil mirar a las empresas de tecnología y notar fulbitos de mesa, refrigeradores llenos de cerveza y un montón de comida gratis. Pero tales objetos son sólo una parte de la imagen.

Al respecto, el psicólogo Edgar Schein de la Escuela de Administración Sloan desarrolló un modelo para la comprensión y análisis de la cultura organizacional. Schein divide la cultura de una organización en dos niveles distintos: artefactos y valores.

Los artefactos son los elementos manifiestos y evidentes de una organización: son por lo general las cosas que aún un extraño puede ver, como el diseño de los muebles, las normas de vestir o las bromas internas. Los artefactos pueden ser fáciles de observar, pero a veces difícil de entender, sobre todo si el análisis de una cultura nunca va más profundo.

google-a-great-place-to-work-unpocogeek-com_thumb

Las oficinas de Google, en California, son conocidas por poseer grandes cantidades de artefactos estimulantes para la creatividad, así como una serie de valores que promueven el intercambio de ideas y el trabajo en equipo. Fuente de foto: www.eureka-startups.com

A primera vista, no hay nada mágico en un programa de comida gratis, pero este tipo de programas representa a una cultura con supuestos básicos sobre el valor de la colaboración y el intercambio, fomentando la producción creativa de toda la organización a través de la proporción de alimentos estimulantes durante los momentos de compartir ideas.

Por su parte, los valores son aquel conjunto de normas que afectan la forma en que los miembros interactúan y representan a la organización, considerándose instrumentos gerenciales que permiten orientar las conductas de los miembros de la institución. Este conjunto de normas son los pilares más importantes de cualquier organización. Con ellos en realidad se define así misma, ya que los valores de una organización son las cualidades positivas de sus miembros, y especialmente los de sus dirigentes.

En ese sentido, es importante tomar en cuenta que una empresa puede establecer una política para abrazar el valor de pensar “fuera de la caja”, pero si sus gerentes tienen problemas para reconocer ideas no convencionales, a causa de sus supuestos básicos sobre la necesidad de viabilidad, por ejemplo, entonces la organización interna de la empresa entrará en conflicto.

Así, antes de proponer un plan de cultura empresarial, es necesario coordinar con los miembros del equipo, ya que a partir de ese diálogo pueden surgir diferentes puntos de vista, como que la creatividad se desarrolla bajo presión, o que el mejor resultado se obtiene utilizando equipos de trabajo en constante evolución.

Posts Relacionados


3 pasos para fijar en la memoria todo lo que estudies
Cómo ingresar a un nuevo trabajo con pie derecho
Errores en la empresa: ¿cuándo son positivos?