Cómo usar la transparencia para construir una mejor empresa


Fuente: Forbes

Hay una tendencia significativa hacia la transparencia en los negocios, según un reciente artículo en el Boston Globe. El reportaje resalta a algunas empresas que vienen siendo parte de esta tendencia, como la empresa Apptopia que tiene un banco de monitores que son visibles para todos los empleados. Los monitores muestran los ingresos mensuales, el número de clientes, y la pérdida de clientes. También destaca  HubSpot, una empresa de marketing, afirma que la información privilegiada, como los datos financieros de la compañía, puede ser vista por los empleados antes de que sea lanzada al público.

Citando datos de una encuesta de 2016, el artículo da cuenta de que más de la mitad de las empresas privadas informan regularmente a al menos algunos de los empleados sobre el rendimiento financiero de la organización, como parte del concepto de “gestión a libro abierto”, en el que se espera que los empleados utilicen dicha información privilegiada para mejorar el rendimiento de la empresa.

Además, se comprobó con la encuesta que solo el 25% de las empresas privadas dicen que comparten información financiera con la totalidad de sus empleados. Eso es más que el 7% que lo hacía hace sólo cuatro años. Así que realmente hay una tendencia creciente hacia la transparencia. Según el Globe, esto se debe también a la influencia de los trabajadores más jóvenes “que crecieron compartiendo todo en las redes sociales”.

Los líderes de las empresas citadas en el artículo parecen tener la esperanza de que el intercambio de información hará que los empleados se sientan como socios de la organización. El CEO de Apptopia ve a la transparencia como un motivador silencioso para que los empleados colaboren en sacar adelante a la compañía”.

Pandemia Labs, una agencia de marketing de medios sociales, practica una “transparencia radical”, y debido a ello incluso espera que los empleados “no sólo hagan sugerencias… sino que también tomen el asunto en sus propias manos”. La clave no está en encender la manguera de bomberos de la información financiera. Más bien, en todo el mundo las empresas se centran en sólo uno o dos datos esenciales: los datos que harán la diferencia entre ganar o perder en un año.

En una start-up, el dato clave puede ser el valor de las ventas o el neto de la caja operativa. Una empresa establecida puede optar por centrarse en porcentajes de margen bruto. La información brindada a los empleados no debería contener métricas que no puedan entender, es decir, debe hacerse una traducción a lenguaje sencillo de los datos complejos.

Cuando los empleados realizan el seguimiento de un dato de una semana a otra, pueden pensar las maneras de encauzar esa información en la dirección correcta. Pueden aprender a predecir a dónde se dirigirán esos datos la próxima semana o el mes siguiente, lo cual luego les permitirá tomar las medidas oportunas antes de tiempo. Si piden información extra, argumentando un plan de acción que necesita dichos datos, compártales la información. Este tipo de transparencia funciona para todos.

Si hay un objetivo acordado hacia el que toda la empresa apunta y un plan de incentivos que paga generosas bonificaciones para alcanzar o superar la meta, de repente todo el mundo empieza a trabajar junto: se convierten en socios en el negocio. Es fácil quedar atrapado en las últimas tendencias, pero a diferencia de algunas modas, la transparencia es una que vale la pena perseguir. Pero recuerde sus metas y asegúrese de que está utilizando la transparencia para promoverlas.

Posts Relacionados


Alonso Segura: ¿El SWAT del Ministerio de Economía?
2 concursos de innovación para impulsar tu idea tecnológica
Empresas y trabajadores tendrán hasta fin de año para ingresar al Sistema de Emisión Electrónica