El desarrollo de la motivación como factor central de una cultura empresarial


Jan 15, 2016 mhernani Noticias

Fuente: HBR

La cultura de la empresa es el conjunto de formas de actuar, de sentir y de pensar que se comparten entre los miembros de la organización y son los que identifican a la empresa ante los clientes, proveedores y todos los que conocen de su existencia. Los líderes empresariales creen que una cultura organizacional fuerte es fundamental para el éxito, pues se trata de las fórmulas internas que permiten que el coche avance, consideradas además como un rasgo diferenciador con respecto a la competencia.

Sin embargo, la cultura tiende a sentirse como una cuestión predeterminada que se trabaja de manera muy informal e intuitiva. Debido a ello, ponemos en relieve la importancia del factor cultural para el éxito general de la empresa, y la necesidad de trabajar este aspecto de manera profesional, dedicándole el tiempo y los procesos necesarios para descubrir los elementos dentro del cuerpo laboral de una empresa que puedan estar desalineados con los objetivos de la organización, o que puedan ser potenciados aún más.

En ese sentido, en la década de 1980, los profesores Edward Deci y Richard Ryan, de la Universidad de Rochester, distinguieron las seis razones principales por las que las personas trabajan: por diversión, por ideales, por la potencialidad del trabajo, por presión económica o por inercia, considerando el análisis de estas motivaciones como parte fundamental de la labor de un líder empresarial con miras al crecimiento de su organización.

Con ese objetivo, y teniendo estos factores en cuenta, lo primero que debemos hacer es generar una cultura de intercambio de ideas a través de la organización periódica y regular de grupos de reflexión, en los que se respondan tres preguntas dirigidas a desarrollar la motivación en la empresa: ¿Qué aprendí esta semana?, ¿Qué impacto tuve yo esta semana? y ¿Qué quiero aprender la próxima semana?

Fracaso

No monitorear constantemente la situación de la cultura empresarial de una organización equivaldría a conducir un vehículo descalibrado: en algún momento el vehículo fallará y los inconvenientes que generará este imprevisto serán mayores que los generados por una revisión periódica. Fuente: www.infonegocios.com.py

Indague si sus empleados sienten la libertad de experimentar o de sugerir mejoras en los procesos. Averigüe dónde les gustaría estar en dos años, e insista en saber si sienten que tienen la oportunidad de presenciar el impacto de su trabajo. Tome en cuenta que es probable que los empleados no acudan a estas reuniones si se hacen de manera opcional, o acudan de mala gana y no realicen bien los ejercicios si se hacen obligatorias, por lo que se les debe ofrecer incentivos para que asistan, preferentemente productos o servicios canjeados para que la empresa no recaiga en gastos excesivos.

Tome finalmente en cuenta que estos gastos deben verse como una inversión necesaria, ya que si consideramos importante realizar estudios de mercado y gastar recursos en ello, no resulta ilógico pensar que también se deberían realizar estudios de “cultura organizacional” para analizar al equipo que permite que la empresa arranque y se mantenga en pie aún antes de que existan los clientes.

En ese sentido, vemos que más y más organizaciones están empezando a darse cuenta que la cultura empresarial no puede ser dejada al azar, y que los líderes deben construirla como si de una ingeniería se tratara. El desarrollo constante de una cultura que permita la adaptación al presente y a los cambios acaecidos en la organización, se convierte en un instrumento de actuación imprescindible en la empresa.

En un mundo tan cambiante como el actual, es necesario preparar las mentalidades individuales con el fin de que dispongan de la capacidad suficiente para captar a alta velocidad los nuevos valores que han de conformar la cultura empresarial y el rechazo de aquellos que ya no son válidos para dotar de movilidad a la organización. En síntesis, a través del énfasis en la motivación como punto central en la cultura empresarial de una empresa, los trabajadores podrán mostrar un mejor rendimiento y una mejor capacidad innovadora ante los cambios del mercado.

Posts Relacionados


Yoga de escritorio: mejora tu salud sin salir de tu oficina y evita dolores musculares
Entrevista a Alonso Rivera, experto en hidrocarburos, sobre competitividad en Petroperú
Índice de confianza empresarial volvió a caer en junio