Elevada temperatura promedio del Perú, intensificada por actual fenómeno del niño…¿traerá desarrollo?


Oct 23, 2015 mhernani Noticias

Fuente: The Guardian

Los científicos que buscan planetas parecidos a la Tierra en otros sistemas solares lo hacen siempre en la zona que ellos denominan “ricitos de oro” (goldilocks): se trata de órbitas planetarias ni muy lejanas de su estrella como para convertirse en un cubo de hielo ni muy cercanas a ella como para que se evapore el agua.

Y al parecer en la economía también existe una temperatura “ricitos de oro”, pues una reciente investigación publicada en la revista Nature ha puesto de manifiesto el estrecho vínculo entre la economía de un país y su temperatura, lo cual lleva a advertir que los costos del cambio climático sin control serán peores de lo que se pensaba.

En esa línea, se estima que los ingresos del ciudadano promedio en 2100 serán un cuarto más bajos que en la actualidad si el calentamiento global no es abordado con la suficiente urgencia, debido al efecto que tiene el aumento de las temperaturas sobre la disposición de las personas para trabajar, la facilidad de los cultivos para crecer, y la capacidad de la maquinaria e infraestructura para mantenerse operativa.

2

Imagen de la distribución de la temperatura a nivel mundial, y su relación con el desempeño económico de los países. Fuente: Nature.

Hoy en día, EE.UU., Japón y China tienen temperaturas medias anuales cercanas a los 13°C (la mejor temperatura para el desarrollo económico, según el estudio), lo que significa que un mayor calentamiento comenzará a perjudicar a sus economías. Pero Brasil, India, Indonesia y Nigeria poseen temperaturas anuales superiores, lo que significaría que el impacto del cambio climático en su crecimiento económico será aún mayor.

Por su parte, el Reino Unido y Alemania presentan temperaturas por debajo de los 13°C, lo que significa que sus economías pueden mejorar un poco si el calentamiento global se acrecienta, antes de comenzar a declinar.  Si analizamos específicamente al Perú, vemos que su temperatura promedio para el 2013, según datos del INEI, fue de 17.9°C, (cifra que podría verse incrementada hasta en 4 grados centígrados por el fenómeno del niño que se viene desarrollando actualmente) lo cual podría interpretarse como un factor importante para entender el lento desarrollo del país.

El estudio (vea la versión completa en pdf), que se presenta a pocas semanas de la cumbre de París, donde los gobiernos deben acordar medidas vinculantes contra el cambio climático, se planteó con el objetivo de resolver las discrepancias de estudios anteriores sobre los efectos del clima en la actividad económica. Para resolver el problema, los investigadores compararon datos de cada país en años distintos, en lugar de comparar datos de países distintos en un mismo año. De este modo, han podido evaluar la relación entre economía y productividad en cada país minimizando las variables de confusión.

1

Gráfico de la curva de desempeño de algunos países representativos en referencia a la relación entre temperatura y crecimiento económico. Fuente: Nature.

LA INVESTIGACIÓN

El análisis realizado por investigadores de las universidades de Stanford y Berkeley examinó el desempeño económico de 166 países entre 1960 y 2010. Cuando la temperatura media de un país estaba por encima de 13°C, encontraron que las economías nacionales se desempeñaron peor en esos años que en los años más fríos.

“Esta relación que hemos descubierto es casi como una ley”, afirmó Solomon Hsiang, de la Universidad de Berkeley, un miembro del equipo de investigación. “Durante los últimos 50 años, esta relación entre cómo la temperatura fluctúa y cómo funcionan las economías no ha cambiado. No observamos que los avances tecnológicos o la acumulación de riqueza y experiencia desde 1960 hayan alterado la relación entre temperatura y productividad”, agrega.

En ese sentido el trabajo político a nivel internacional para mitigar los efectos del cambio climático producido por el ser humano será de vital importancia no sólo para el mantenimiento de un medio ambiente saludable sino también para el desarrollo de las economías nacionales. Por su parte, los países naturalmente cálidos deberán tomar en cuenta esta relación entre temperatura y desarrollo económico, con el objetivo de plantear estrategias productivas que consideren las condiciones de trabajo, las maquinarias y la infraestructura que mejor se adecúe a los requerimientos de sus climas.

Posts Relacionados


‘Barreras burocráticas desalientan inversión y generan corrupción’
¿Qué carrera estudiar, dónde y cuánto será mi salario al terminar?
Aproveche mejor el feedback online de sus consumidores