Grupo BRICS crea Banco “alternativo” al FMI y al Banco Mundial


El grupo de potencias económicas emergentes formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica acordó el pasado 15 de julio crear el Banco de Desarrollo, cuyo objetivo es financiar proyectos de infraestructura y de desarrollo sostenible, y convertirse en una alternativa a instituciones multilaterales dominadas por las principales potencias económicas mundiales occidentales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Durante su Sexta Cumbre celebrada en la ciudad brasileña de Fortaleza, el también llamado grupo BRICS, por la primera letra de cada uno de los países que lo conforman, pactó el desembolso inicial de 10.000 millones de dólares para capitalizar esta entidad, que tendrá sede en Shanghái. Al mismo tiempo, los líderes de estas naciones decidieron crear un fondo de reservas de emergencia con un capital conjunto de 100.000 millones de dólares.

LOS MOTIVOS

El FMI aprobó en 2010 una reforma del reparto de sus cuotas para dar un mayor peso en el organismo a las potencias económicas emergentes, especialmente a China. Sin embargo, la reforma nunca ha llegado a ponerse en marcha porque el Congreso de Estados Unidos todavía no la ha aprobado, debido al enfrentamiento que mantienen sobre el tema los políticos demócratas y republicanos.

Ante esta situación, la profesora de la escuela de negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez, en Chile, Alejandra Marinovic, opina que “se requiere una actualización del sistema financiero internacional, especialmente en el tipo de ayuda que requieren ciertas regiones del globo, y la creación de una reserva para contingencias financieras por parte del Banco d Desarrollo es una buena iniciativa para resolver esa necesidad”.

El acuerdo para la formación del Banco, que puede elevar su capital hasta 100.000 millones de dólares, llega después de más de dos años de duras negociaciones. India y Brasil han luchado contra los planes de China de tener una mayor participación que los demás países en la entidad, y una vez que hubo acuerdo para que todos los miembros tuvieran un mismo peso en la entidad, la última discusión giró en torno a en qué país se ubicaría la sede. El pasado 15 de julio también se decidió que India dirigirá el banco en primer lugar y que la presidencia será rotativa.

¿ALTERNATIVA REAL AL FMI Y EL BM?

La pregunta que ahora está en el aire es: ¿realmente el Banco de Desarrollo conseguirá convertirse en una alternativa a instituciones multilaterales dominadas por las principales potencias económicas mundiales occidentales?

Al respecto, Gabriel Martínez, director de la Maestría en Políticas Públicas del Instituto Tecnológico Autónomo de México, piensa que “el FMI tiene un rol distinto al que tendría el Banco de Desarrollo, pues el primero se encarga de estabilizar el sistema monetario, mientras que este nuevo banco de los BRICS se encargaría de financiar proyectos de infraestructura, aparentemente con dinero predominantemente de la República Popular China. Hay una gran demanda de financiación, así que esto va a complementar al Banco Mundial, pero no es competencia”.

Marinovic, por su parte, es más optimista sobre las posibilidades de la nueva entidad: “Dado que los países miembros han dado señales concretas luego de sólo algunos años de negociaciones respecto de su voluntad de avanzar, y tomando en cuenta el peso económico y político de sus miembros, es de esperar que efectivamente se transforme en una entidad importante en el ámbito económico mundial”.

Por otra parte, algunos analistas han señalado que una de las regiones del planeta que más puede verse beneficiada por la creación de esta nueva institución es Latinoamérica. De hecho, una decena de presidentes de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) voló a Brasilia al día siguiente del anuncio de la creación del Banco de Desarrollo para dar su apoyo formal a este nuevo organismo.

“Esta reunión significa la concreción de una nueva geopolítica mundial para la paz y el desarrollo compartido”, declaró al respecto el presidente venezolano Nicolás Maduro a la agencia de noticias Reuters.

Por otro lado, Mauro Guillén, profesor de Gestión de Wharton y Director del Joseph H. Lauder Institute,  cree que “la región no quiere cambiar la influencia Europea y de EEUU por la influencia de China y Brasil”, mientras que Martínez opina que “a este banco seguramente le interesa colocar su dinero en proyectos rentables de largo plazo”, por lo que “algunos países latinoamericanos que no tienen acceso a crédito en dólares podrán obtener un beneficio proveniente de la iniciativa”.

Fuente y Foto: http://www.knowledgeatwharton.com.es/

Posts Relacionados


¿Las empresas familiares son más innovadoras que otras empresas?
Conozca las claves para ingresar al mercado con pie derecho
Entrevista a Alberto Morisaki, Gerente de Estudios Económicos de ASBANC