Inteligencia infantil: ¿Puede el consumo de pescado durante el embarazo potenciarla?


Jan 20, 2016 mhernani Noticias

Fuente: Forbes

Evidentemente, lo que hace una madre durante el embarazo tiene un fuerte efecto en sus hijos. Hoy en día, no se trata sólo de los cigarrillos y el alcohol, sino del tipo de alimentos y los medicamentos que consume la madre. Un nuevo estudio realizado por diversas organizaciones españolas concluyó que cuando las mujeres embarazadas comen algunas porciones de pescado por semana, sus hijos son más propensos a tener puntuaciones más altas en la función cognitiva y menos rasgos del espectro autista. Y parece que no se requieren demasiadas porciones para tener este efecto.

Los investigadores encuestaron a cerca de 2.000 mujeres embarazadas acerca de los alimentos que comían, incluyendo cuántas veces por semana consumían pescados grasos grandes como el atún, el pez espada y el atún blanco; pescados grasos pequeños como la caballa, las sardinas, las anchoas y el salmón; pescados magros; pescados ahumado; y mariscos. También hicieron seguimiento a sus hijos después de que nacieran, realizándoles, a los 2 y 5 años de edad, pruebas cognitivas y de los rasgos del espectro autista.

Resultó que los hijos de las mujeres que consumieron más pescado durante el embarazo tuvieron puntajes más altos en las pruebas cognitivas, en particular a los cinco años, y un menor número de rasgos del espectro autista. Las mujeres, en promedio, consumieron aproximadamente 500 g de pescado a la semana (cerca de tres porciones).

“Vimos que los mayores beneficios para el desarrollo cognitivo de los niños provinieron del consumo de pescados grasos grandes”, afirma el autor del estudio Jordi Júlvez. La investigación resaltó que tomar tres o cuatro raciones semanales de pescado (unos 500 g) proporcionan los mismos beneficios que tomar más, por lo que un mayor nivel de consumo del indicado no implicaría mejores resultados cognitivos en los niños.

ESTmariscos051514_t670x470-625x326

Recientes estudios ponen en tela de juicio las recomendaciones de la FDA sobre el consumo de pescado durante el embarazo. Fuente: www.pulsodf.com.mx

Asimismo, el consumo de pescado durante el primer trimestre del embarazo parecía tener el mayor efecto sobre el desarrollo cognitivo infantil. Se cree que los ácidos grasos Omega-3 (en particular, el DHA, que es único en los peces y algunas algas) contribuyen a los beneficios, ya que son necesarios para el desarrollo neuronal y la función cerebral en general.

Debemos tomar en cuenta que la FDA (Food & Drug Administration o Administración de Medicamentos y Alimentos, en español) recomienda a las mujeres embarazadas no comer ninguna cantidad de peces grandes como el pez espada, el tiburón, la caballa o el blanquillo proveniente del Golfo de México, debido a que concentraban metales pesados como el mercurio. Sin embargo los autores del presente estudio no encontraron efectos adversos en el consumo de los peces grandes, como el atún rojo – o por lo menos los efectos beneficiosos de los altos niveles ácidos grasos en el pescado parecían cancelar los efectos nocivos de los metales.

En este contexto, resaltemos que el límite recomendado por la FDA para el consumo de pescado en mujeres embarazadas – 340 g por semana – es mucho más bajo que el de Europa, que permite 150-600g de pescado por semana. Los resultados del nuevo estudio parecen confirmar la ingesta más alta, pero todavía hay mucho que seguir investigando. Por ahora, estos primeros resultados parecen mostrar que las cantidades moderadas de pescados grandes grasos produce beneficios cerebrales significativos tanto para la madre como al bebé, y neutraliza el peligro de los metales pesados precisamente por su alto contenido graso.

Posts Relacionados


Ministro de Educación sobre Ley Universitaria: “Nosotros pensamos en una regulación eficaz, balanceada y moderna”
¿Podrá CiteScore competir con el Factor de Impacto (FI)?
Diagnóstico de los parques tecnológicos en el Perú