¿Está asegurada la alimentación en América Latina?


May 11, 2015 mhernani Noticias

output_ChOrqx

Fuente: Máximo Torero para The World Economic Forum

Las economías de América Latina y el Caribe (ALC) han seguido un patrón de crecimiento sostenible durante la última década. Ellas también albergan un tercio del agua dulce del mundo (más que cualquier región en desarrollo cuando se mide sobre una base per cápita), y más de un cuarto de las tierras agrícolas de mediano y alto potencial a nivel mundial.

No es de extrañar que la región de ALC en su conjunto sea la mayor región exportadora neta de alimentos en el mundo. Su cuota total de exportaciones se ha incrementado más de 7,5 veces desde 1991, mientras que las importaciones medidas en calorías han aumentado en 3,5 veces en el mismo período. En 2013 y 2014, estas tendencias se reflejaron en los roles que Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay jugaron en el aumento de la oferta mundial de trigo, maíz y soya.

A pesar de los éxitos mencionados, la productividad agrícola está todavía relegada en la región y existen diferencias significativas entre países respecto a esta materia. Debemos recordarnos a nosotros mismos que el crecimiento económico sólo es sostenible si todos los países poseen una seguridad alimentaria y nutricional. Sin una estrategia alrededor de estos temas que sea creada y dirigida por los propios países, habrá obstáculos y costos adicionales para el crecimiento económico mundial, regional y nacional.

america_latina_map

Los intentos para generar un bloque económico fuerte en ALC están avanzando paulatinamente, a través de ciertas iniciativas como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, aun en pañales en materia de cooperación política y económica. Fuente: latinamericahoy.es

Los países con altos niveles de pobreza y desnutrición crónica encaran limitaciones en el desarrollo del capital humano, factor que resulta fundamental para lograr un crecimiento sostenible. Los altos niveles de pobreza, la desigualdad y la desnutrición crónica también obligarán a los gobiernos a invertir en soluciones a corto plazo a través de programas de protección social y de transferencias monetarias condicionadas. Asimismo, las altas tasas de desnutrición pueden conducir a efectos negativos notables como la pérdida de 4-5% de su PIB, según la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO).

La seguridad alimentaria no sólo conlleva importantes beneficios para la salud humana, sino que también sirve como base para lograr un crecimiento económico sostenido. Por esta razón, es fundamental que entendamos que una estrategia de seguridad alimentaria tiene que ser vista como algo más que un problema de un solo sector, pues se requiere una combinación de acciones coordinadas en diversos sectores. Estamos hablando de acciones en las finanzas, la agricultura, la salud, la nutrición, la infraestructura y otros sectores. Pero también es esencial entender que la cooperación entre los gobiernos y el sector privado debe ser central.

dormido-en-clase_560x280

La desnutrición infantil incide en la desconcretación, la falta de comprensión, y en general, en desinterés por el conocimiento y el aprendizaje en los niños. Fuente: www.cajamarcaglobal.com

En ese sentido, es necesario resaltar que América Latina no posee un planeamiento para asegurar la alimentación de sus pueblos, y sin una estable y duradera estrategia en seguridad alimentaria, habrá un efecto negativo contínuo en el capital humano, y esto elevará los costos fiscales del gobierno, con consecuencias catastróficas sobre el gasto público del gobierno. Esto también dará lugar a un crecimiento económico estancado en el largo plazo.

Por último, es importante entender que las inversiones orientadas hacia el logro de la seguridad alimentaria y la nutrición deben integrarse en el debate de política pública general, en particular en los países que enfrentan restricciones presupuestarias y obstáculos para el desarrollo en varios frentes. Tener objetivos claros y estrategias de seguimiento y evaluación adecuados para medir el progreso en la lucha contra el hambre y la desnutrición es un comienzo necesario, que permitirá un crecimiento económico sostenible incluso bajo fuertes restricciones presupuestarias.

Posts Relacionados


Guía de supervivencia empresarial: cómo evitar la extinción de tu negocio
Situación de la investigación universitaria: Entrevista al Dr. Juan Arroyo, Presidente del Consejo de Transferencia e Innovación de la UNMSM
¿Cómo delegan los mejores líderes?