La receta de Krugman: “ser manufactureros no asegura el desarrollo”


Apr 15, 2015 mhernani Noticias

¿Cómo debe desempeñarse la economía peruana para alcanzar el nivel de desarrollo de los países ricos? ¿Es posible superar la situación de retraso industrial mediante una economía de producción primaria? ¿Un cambio en la estructura productiva sería importante en términos de crecimiento económico?

Para el Premio Nobel de Economía 2008 convertir una nación en una economía manufacturera no es la clave ni la única ruta hacia el desarrollo.  ”Hay tres etapas de pensamiento sobre el desarrollo económico. La primera fue la era de la sustitución de importaciones, donde había que tener una industria manufacturera, cerrar mercados y producir solo para el mercado interno”, señaló el especialista durante el Seminario Internacional “Nuevos Paradigmas en Competitividad”.

“Eso terminó en un fracaso. La segunda fue la exportación de manufactura, como sucedió en Asia. Ahora resulta que estas no son las rutas correctas (…) que un país centre el desarrollo en sus recursos naturales no es tan equivocado”, agregó.

Krugman también puso como ejemplo el caso del estado norteamericano de Texas, el cual se ha recuperado mejor que otros estados y que sustenta ese crecimiento en su industria extractiva (gas y petróleo), principalmente. “Si eso funciona y marcha bien solo con recursos naturales, ¿por qué no?”, anotó.

Argumentó además que México ha hecho esfuerzos por convertirse en una economía exportadora de manufactura, pero aún así “no ha logrado un despegue económico dramático”.

En esa línea, mencionó el caso de éxito de Chile, que no se ha convertido en una economía manufacturera importante y que más bien sigue siendo un exportador de materias primas “y le va muy bien”. “Entonces, tenemos una especie de síndrome holandés, yo no lo llamaría enfermedad o maldición”, recalcó.

Así, el Premio Nobel de Economía sostuvo que considerar indispensable que una economía se convierta en exportador de valor agregado es una prioridad equivocada. “Ser un país manufacturero no es la única ruta a seguir. Se puede hablar del Perú como un país productivo en el sector servicios, sin ser necesariamente manufacturero”, comentó.

Según el también académico, Perú debe preocuparse más por tener una economía productiva y por aumentar la calidad de su educación en lugar de darle un valor agregado a sus productos, lo cual por el momento no es crucial.

“Ser un país manufacturero no es necesariamente la ruta a seguir. Perú es un país productivo sin tener un sector manufacturero importante”, aseguró. En ese sentido, para desarrollar la productividad de nuestro país, sería importante resaltar la necesidad de fortalecer sus instituciones políticas y económicas. Mientras persista una institución paralela a las mencionadas anteriormente, los intentos por generar una industria manufacturera nacional, o, siguiendo las recomendaciones de Krugman, el ensayo de una industria extractiva peruana con alta capacidad productiva, estarán destinadas a fracasar.

Dicha institución paralela, que hoy ronda entre los diversos estamentos del Estado y del Poder Privado como costumbre socialmente aceptada, es la corrupción. Ella impide que los gobernantes y empresarios miren más allá de la ganancia inmediatista, y aspiren a la consolidación de una industria nacional extractiva (y quizás, con el tiempo y la buena gestión, manufacturera), a través de la generación de clusters productivos, que promuevan el intercambio de conocimiento, de tecnología y de fuerza laboral capacitada desde el interior y el exterior del país.

De ese modo el Perú ya no necesitaría de capital extranjero para explotar sus minerales o para aumentar su producción agrícola, sino que sus propios inversionistas deberán tener la capacidad de coordinación y gestión suficientes, al dejar de lado la corrupción, para entablar un equilibrio en las relaciones comerciales que contribuya al desarrollo interno y no obstruya el paso de la globalización y la apertura del mercado, como bien Krugman nos alerta en su revisión histórica del fracaso manufacturero cuando este se quiere aplicar sin seguir un proceso de desarrollo acorde a las características particulares de cada nación.

Posts Relacionados


Multinacional peruana AJEGROUP entra al selecto grupo de las 10 principales multilatinas
Personas altamente calificadas requieren industrias desarrolladas
Entrevista a Alonso Rivera, experto en hidrocarburos, sobre competitividad en Petroperú