“Lo que tenemos es una competitividad aparente, una cierta ilusión de competitividad”: entrevista al Dr. César Álvarez, profesor de CENTRUM Católica


Nov 24, 2014 mhernani Noticias

A propósito de la reciente publicación del Índice de Competitividad Regional 2014, elaborado por CENTRUM Católica, el Instituto Peruano de Competitividad (INSPERCOM) dialogó con uno de sus autores, el Dr. César Álvarez, Doctor en Economía Política, acerca de la importancia del Índice como herramienta de medición de la efectividad productiva de la regionalización, y de las propuestas para repotenciar y equilibrar el nivel competitivo entre las diversas regiones del país.

Para el especialista, la bonanza en los precios de los commodities en los últimos años permitió que durante el proceso de regionalización pasara desapercibida ante la opinión pública la improvisación administrativa por parte de entidades gubernamentales que no estaban capacitadas para asumir este reto, sufriendo hoy las consecuencias traducidas en una desaceleración del crecimiento, y en la necesidad de realizar apresuradamente un proceso de diversificación productiva.

En ese sentido, el docente de CENTRUM Católica señaló que es necesaria una redefinición de los espacios regionales en base a clusters productivos, para lo cual resultaría fundamental el desarrollo de una institucionalidad sólida, en el Gobierno Central, que logre articular un sistema que detecte las potencialidades productivas a lo largo de las diversas regiones naturales en el país, y los unifique en clusters con asesoramiento especializado, brindando de esa forma la oportunidad de que esas líneas productivas evolucionen con autonomía, pero con bases institucionales sólidas.

INSPERCOM: ¿Existe diferencia entre competitividad y productividad?

DR. ÁLVAREZ: La diferencia es clara. La productividad, que siempre es lo más importante, es en síntesis hacer más con lo mismo. Entonces tú no puedes hacer más con lo mismo si no tienes un desarrollo que es la innovación, la modificación, y eso te lleva al otro término que es la competitividad, porque la competitividad la puedes tener un día y la puedes perder mañana. Nadie es  competitivo todo el tiempo. Es una cuestión relativa. Por lo tanto, la innovación en la productividad te lleva a que constantemente vayas mejorando.

Las empresas son unidades de negocio que satisfacen necesidades en bienes o servicios y generan propuestas de valor. Entonces la demanda que existe es por las mejores propuestas de valor, a mejores precios y a mejor calidad, es esa  la obligación de ser competitivos.

I: Mirando dentro del Perú, ¿qué es el Índice de Competitividad Regional 2014?

A: Nosotros acabamos de publicar el último Índice de Competitividad Regional, el cual es un instrumento para tomar decisiones, asimismo es importante e la competitividad regional sea coherente y apoye a la competitividad nacional. ¿Cómo podemos ser competitivos a nivel país si no somos competitivos regionalmente? Es una pregunta fundamental. Y para ser competitivos regionalmente tenemos que revisar cómo estamos en esa competitividad regional.

Por esa razón, el índice permite establecer criterios, variables, pilares sobre los cuales se basa este resultado y que ponemos a disposición de la comunidad académica, política, cultural, científica del medio para que pueda mejorar a partir de allí su toma de decisiones.

I: A nivel de país, ¿por qué mientras nuestra competitividad se sigue desplomando, el MEF celebra el cumplimiento de casi la totalidad de sus planes en la “Agenda de Competitividad 2012-2013”?

A: Nosotros estamos perdiendo competitividad porque lo que tenemos es una competitividad aparente, una cierta ilusión de competitividad. La bonanza de los precios de los commodities a nivel internacional nos generaba un efecto muy positivo que se traducía en empresas mineras y daba a su vez un efecto de arrastre al resto de la actividad económica.

Pero a pesar de ello en los últimos años hemos estado perdiendo en competitividad por las actividades que no estaban ligadas  a la minería, como la agroexportación o el turismo. De alguna manera han estado careciendo de una mejora de sus propuestas competitivas, justamente por falta de productividad y sobre todo de innovación.

Uno de los grandes temas de los Índices de competitividad mundial como el World Economic Forum, señala que no estamos innovando en el país, nos falta investigación, nos faltan propuestas que mejoren nuestra cadena de valor que impiden tener estabilidad a largo plazo.

I: ¿Cuál es su propuesta referente a la forma como mejorar esa competitividad regional?

A: Nosotros, en la última presentación del Índice Regional de Competitividad, hemos presentado una propuesta de modificar la estructura de la división territorial del país pues seguimos de ilusión en ilusión. Estamos viviendo una ilusión regional porque nunca se hizo una propuesta regional, y se cambió simplemente el nombre de los departamentos en regiones. Y la descentralización está basada en esa ilusión, a la que se le agregó algo más: darle la capacidad de ejecución como gasto o como inversión a unidades que no estaban calificadas o calificadas para ello.

Entonces se generó a nivel de estos espacios subnacionales llamados “regiones” una aspiración por participar en dos cosas fundamentales: en la renta y en el poder. Esa aspiración produjo el divorcio entre las instituciones nacionales y las regionales, a tal punto que los movimientos regionales ahora son los que están ganando en estas últimas elecciones respecto a instituciones nacionales que no existen actualmente.

La institucionalidad, en ese sentido, ha pasado de la crisis a la descomposición. Y esto se demuestra porque cuando tenemos tasas de crecimiento económico altas no se nota el problema de la institucionalidad, pues esta tasa de crecimiento hace que la población esté contenta, entonces se perdona que la institucionalidad pueda fracasar. Pero cuando la tasa de crecimiento comienza a bajar, ahí sí se nota la falta de institucionalidad. No está presente a nivel nacional y cuando está presente genera problemas de brechas.

En el plano político representativo se está abriendo el horizonte hacia una reforma que ya en muchos países está ocurriendo, en el que se afiance la relación entre gobernantes y gobernados. Para ello se deben delimitar seriamente espacios territoriales y no utilizar los mismos departamentos. Entonces la redefinición de los espacios de las regiones en base a la determinación de clusters productivos según la disponibilidad de recursos y de mano de obra especializada, es algo fundamental.

Esto debido a que mientras los sistemas productivos de cada región crezcan por su propia cuenta, casi a la deriva, sin orientación, en vez de unificados en busca de la cooperación y la transferencia tanto de tecnología como de conocimientos y capital humano, la competitividad en el país permanecerá insostenible con el tiempo, basándose exclusivamente  en Lima y en las regiones mineras.

Hoy nos enfrentamos a una paradoja: hace veinte años atrás no teníamos recursos, hoy tenemos recursos pero no sabemos cómo gestionarlos. Por su parte, el Poder Legislativo está tratando de solucionar este problema buscando la no reelección en las regiones, pero eso es trabajar sobre los síntomas no sobre las causas.

I: ¿Podría indicar cuales son las regiones más competitivas y cuales las menos competitivas? ¿Por  qué se da esta diferenciación? 

A: Las regiones más competitivas que tenemos son Lima y Callao. Pero Lima presenta a su vez una gran paradoja. En Lima existen 3 regiones: Lima-Metropolitana, Lima-Provincia y Callao, que es otra región, y cada una va por su lado. Esto es ilógico, hay una falta de coherencia en una región que ya es competitiva. Por otro lado tenemos otro grupo de regiones, la región sur: Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna están representando mayores tasas de crecimiento y de expectativas de crecimiento.

Hay proyectos mineros, está el gaseoducto del sur, y otras actividades económicas que están siendo importantes. Cuzco también se encuentra allí, por una tasa de crecimiento muy grande producto del turismo. Dentro del Perú,  podemos tener varias “Chinas”, por ejemplo, en Arequipa o Cuzco porque tienen tasas de crecimiento explosivas: solamente aprovechando el potencial cultural y natural que tienen, dándoles infraestructura y demás ventajas podría tener un arrastre de turismo muy grande. También debemos tomar en cuenta a las regiones del norte en esta categoría.

Pero las regiones menos competitivas siempre son las mismas: Cajamarca, Apurímac, Ayacucho y Huancavelica. Estas regiones siempre están abandonadas, y lo trágico es que sus autoridades regionales son antimineras. ¿Cuál va a ser su base económica si no tienen otra alternativa?

Yo no dudo de las capacidades de las personas que trabajan en el Gobierno Central, dudo de los conocimientos de que tengan de la geografía nacional. No es lo mismo una persona que se siente en Lima y piense que el Perú es un todo y diseñe políticas, que alguien que conozca la realidad interna del país. Son dos miradas diferentes, y cuando uno mira al interior del país es totalmente diferente. No es un top-down, es decir una mirada de arriba para abajo, sino que hay que ver las cosas desde abajo: ¿qué es lo que piensa el poblador común, qué es lo que quiere, qué es lo que aspira?

I: ¿Qué  contribuciones  podrían  generar  las  micro  y  pequeñas  empresas  para  la competitividad del país?

A: Son fundamentales, porque representan más allá del 95% de los negocios nacionales las unidades de empresa de este tamaño. Pero hay que darles una capacitación, hay que educarlas como cluster, y no sólo lanzarlas a la exportación, sino también al posicionamiento en el mercado externo en forma agrupada. Se habla mucho pero se hace poco, el Perú nació con instituciones “extractivas”, no inclusivas.

Con la bonanza que hemos tenido se ha generado la expectativa del crecimiento de una clase media que más o menos es del 40%. Esa clase media ha tomado el ascensor social ya sea por educación o por pequeña y micro empresa, y cree que ha llegado a una estabilidad, pero son crecimientos sin sostenibilidad a largo plazo. En la medida que baje todo este peso en la actividad económica, van a perder trabajo y posibilidades, entonces la reacción se va a ver furiosa. Son ciclos económicos que se mantienen estables en base a varios motores, pero nosotros estamos entrando a un proceso de diversificación productiva en un contexto político de elecciones el próximo año que no le ofrece la estabilidad necesaria para desarrollarse con eficacia.

En realidad se ha perdido un tiempo valioso para realizar este proceso. El anterior Ministro de Economía, de cuyas capacidades no dudo, pues fue nombrado uno de los mejores Ministros de Economía de América Latina, se durmió. Él ha debido hacer cambios antes de este tiempo. Nosotros como CENTRUM salimos a los medios a decir que era tiempo de hacer cambios

Entrevista:  Alonso Rodríguez
Dirección:   Cayo Espinoza Soriano
                 Martin Hernani Merino
                 Jorge Tello-Gamarra

 

Posts Relacionados


La población hindú sobrepasará a la China en 2022
Pregunta para el Ministerio de Educación: ¿Quién capacita a los capacitadores?
Ranking de las 500 mejores marcas del 2015 y el insólito destronamiento de Ferrari por Lego