¿Logrará América Latina alcanzar las proyecciones positivas del Banco Mundial?


May 20, 2015 mhernani Noticias

output_ChOrqx

Fuente: Banco Mundial

En la década de los 80, los nexos comerciales de América Latina y el Caribe eran muy similares a los de Asia oriental (tenues, y centrados en un único gran jugador, Estados Unidos). Hoy en día, la red comercial de Asia oriental es mucho más densa y productiva, mientras que, la red latinoamericana sigue siendo estrecha y dominada por la superpotencia norteamericana, cuyo único competidor, Brasil, aún se encuentra a una distancia considerable.

El último informe del Banco Mundial para la región, “América Latina y el ascenso del Sur: Nuevas prioridades en un mundo cambiante”, ofrece una mirada profunda a estos nexos comerciales y financieros globales, y brinda una evaluación seria en torno a las promesas y tribulaciones para la región.

El entorno económico mundial ha experimentado “movimientos tectónicos”, dejando atrás la antigua jerarquía Norte-Sur. En los últimos cuarenta años, el Producto Bruto Interno (PIB) del Sur se duplicó hasta representar alrededor del 40% del total mundial; mientras que la proporción del comercio mundial atribuible al Sur también se duplicó hasta alcanzar el 51%. Dentro de diez años las estimaciones hablan de que la participación del mundo en desarrollo en el PIB mundial será mayor (55 %) que la del Norte.

“El ascenso del Sur ha dejado una marca indeleble en la economía mundial. Pero este impacto incuestionable oculta diferencias importantes entre los países de esa región, y el gigante asiático”, afirma Augusto de la Torre, Economista en Jefe del Banco Mundial para Latinoamérica. “La diferencia entre la riqueza de nexos de Asia comparada con los de América Latina sugiere que nuestra región aún no se beneficia totalmente del círculo virtuoso generado por una mayor integración con sus vecinos y el mundo”.

Es importante recalcar que los países de Asia oriental tienen una participación mucho más activa en las redes de producción transfronterizas, conocidas como Cadenas Globales de Valor (CGV), que la mayoría de los países de América Latina. De hecho, el informe encontró que los países latinoamericanos tienden a integrarse a estas CGV únicamente al comienzo de las mismas —como exportadores de materias primas— o al final —como productores de bienes terminados— y no en el medio, el “punto óptimo” - es decir, en la investigación para la innovación en el diseño o en la capacidad productiva - que brinda los mayores beneficios potenciales de crecimiento.

“La fuerza inicial del ascenso del Sur —y en particular la bonanza de las materias primas encabezada por China— significó enormes conquistas económicas y sociales para América Latina. En la actualidad, sin embargo, a medida que esta fuerza se desvanece es imperativo que los países latinoamericanos se vuelvan mejores protagonistas de este nuevo escenario”, puntualiza De la Torre. “Lo que hemos aprendido hasta ahora es que el comercio mundial o la recepción de inversiones extranjeras directas no son suficientes. Hay que hacer más para aprovechar plenamente ese comercio e inversión”.

iii

El informe encontró que los países latinoamericanos tienden a integrarse a las CGV únicamente al comienzo de las mismas —como exportadores de materias primas— o al final —como productores de bienes terminados— y no en el medio, el “punto óptimo” —es decir, en la investigación para la innovación en el diseño o en la capacidad productiva— que brinda los mayores beneficios potenciales de crecimiento. Fuente: www.blogsperu.com

Más precisamente, América Latina y el Caribe deberán encontrar las estrategias para mejorar su capital humano y físico así como su capacidad tecnológica y entorno de negocios. Entre ellas resalta la necesidad de elevar las tasas de ahorro para ayudar a mejorar la diversificación comercial reduciendo la sobrevaloración de las monedas que hacen menos competitivas a las exportaciones.

Todas estas reformas cruciales, concluye el informe, requerirán de un hábil manejo político. Aun así plantea que este cambio irreversible en la economía mundial es una oportunidad única para que América Latina desate su potencial de crecimiento de una vez por todas.

En ese sentido, vemos que el Perú, cuya economía se basa en la extracción de materias primas por excelencia, está comenzando a explotar de mejor manera otros recursos disponibles dentro de su territorio, por ejemplo, los recursos naturales, arqueológicos y gastronómicos, a través de los servicios turísticos.

turismo-peru-norte

Es así que nuestro país ha logrado un impresionante ascenso de 15 posiciones en el ranking mundial de competitividad turística, alcanzando el puesto 7 a nivel Latinoamericano de entre los 17 países de América Latina y El Caribe considerados en este ranking del Foro Económico Mundial.

El documento detalla que, entre sus fortalezas, el Perú destaca en recursos naturales y culturales, ubicándose en la posición 12 y 26, respectivamente. También registra un buen lugar en apertura internacional (15), infraestructura de servicio turístico (48) y priorización de viajes y turismo (54).

Por el contrario, en el ranking no obtuvo buenas calificaciones en sostenibilidad ambiental (102), precios competitivos (115), seguridad (117), infraestructura portuaria y terrestre (118), siendo estos elementos los que afectan el avance de la industria turística en el país.

Posts Relacionados


El futuro de las marcas peruanas se centra en la experiencia brindada al consumidor
La paradoja de la innovación peruana
Preocuparse demasiado por la competencia puede destruir su negocio