¿Los candidatos seleccionados para el Consejo Directivo de la SUNEDU tienen mérito científico?


Por Jorge Tello-Gamarra*
Director científico de INSPERCOM

Los avances que el Perú está obteniendo para reformar su sistema universitario son muy destacables. Una conquista clave fue la desactivación de la Asamblea Nacional de Rectores (ANR), que significó para el Perú décadas de retroceso en la educación y principalmente en la investigación científica. Situación que colocó a nuestras universidades, tanto públicas como privadas, en el grupo de las peores del continente. Peor imposible.

Felizmente la creación de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU) está dando pasos importantes para transformar está realidad. Uno de estos pasos es la convocatoria a Concurso Público de Méritos para la selección de los miembros del Consejo Directivo de la propia institución.

Es cierto que los requisitos para ser nombrado en este cargo dejaron a la SUNEDU con un brazo atado1, pues la elaboración de la nueva Ley Universitaria (30220) recibió muchas presiones, tanto políticas, como de las propias universidades, para que la selección de los candidatos no sea tan exigente. En dicha ley, una parte del Artículo 17, sutilmente, abre la puerta para tomar el mérito científico como opción, pues allí se indica que podrá ser miembro del Consejo Directivo de la SUNEDU aquel que pueda “contar con el grado académico de Doctor o Maestro habiéndolo obtenido con estudios presenciales y haber desempeñado cargos de gestión en el ámbito público o privado o en el ámbito educativo, por un periodo mínimo de 10 (diez) años.”

Llamo la atención al respecto del mérito científico como opción, pues la Ley Universitaria indica como requisito “o Maestro”, “con estudios presenciales” y con “haber desempeñado cargos de gestión”. Como sabemos, cualquier miembro de la Asamblea Nacional de Rectores (ANR) que hizo su maestría en una universidad peruana de dudosa reputación y que se encuentre en la categoría de principal está habilitado por la Ley para este cargo. Doctorado a dedicación exclusiva, ni pensar.

Por estos motivos, el concurso que la SUNEDU está desarrollando es fundamental para el futuro de nuestras universidades y del propio país, pues tiene la oportunidad de identificar a los mejores cuadros, los cuales permitirán rescatar a nuestras universidades de las peores posiciones en los Rankings Internacionales, donde la falta de publicación científica es nuestro talón de Aquiles.

Con el objetivo de ayudar a que este proceso seleccione a los mejores candidatos, coloco la siguiente pregunta: ¿Los candidatos seleccionados para directores de la SUNEDU tienen mérito científico?

Para responderla, partí de la definición de mérito. De acuerdo con Scully2 (1997, p. 413), “el mérito o talento es la base para la clasificación de las personas en posiciones y en la distribución de las recompensas”.

De esto deducimos que el mérito científico sería la base para la clasificación de las personas en diferentes posiciones o en la distribución de recompensas en función a su trayectoria científica. Para medir esta trayectoria, fui a una de las más importantes y rigurosas bases de datos científicas, el SCOPUS. Entonces, el mérito científico, que aquí discuto, está en función de investigaciones de la más alta calidad, medidas por medio de artículos científicos, indexados al SCOPUS. Esta base de datos científica pertenece a Elsevier, que es la más grande y conceptuada editora científica del mundo. Presento los resultados en la siguiente tabla:

kl

Elaboración: Propia / Fuente: SCOPUS (16 de abril de 2015)

Como se observa, de los 5 candidatos seleccionados solo uno tiene mérito científico para el cargo, siendo ese el señor Martín Benavides. Seamos precisos en esto, aquí no estamos hablando de mérito profesional, pues se entiende que los candidatos pasaron por una evaluación. El sólo hecho de someterse a un concurso ya es meritorio. Sin embargo, la función que los directores realizarán es altamente especializada, pues tienen que liderar todo el sistema universitario peruano, donde uno de los puntos más cruciales es la generación de nuevo conocimiento.

Y hacerlo requiere que los directores tengan una amplia trayectoria científica, la cual es medida por publicaciones en revistas indexadas. No publicaciones hechas dentro de las cuatro paredes de la propia universidad de algún candidato. O de libros de editoras desconocidas. Se requiere que los artículos pasen por lo que en el ambiente académico se conoce como Revisión por Pares (peer review), que es un método utilizado para validar trabajos en base a su originalidad y calidad científica. Y este tipo de producción académica se encuentra en revistas científicas indexadas que luego son colectadas por prestigiosas bases de datos como son el SCOPUS o el Web of Knowledge. Es esa la forma correcta de identificar si los candidatos a componer el Consejo Directivo de la SUNEDU, además de experiencia profesional, también, tienen experiencia científica.

Finalmente pregunto: ¿Si 4 de los 5 candidatos a directores de la SUNEDU no tienen el mérito científico necesario, podrán exigir ese mismo mérito a las universidades y a sus profesores? Recuerde que los directores del SUNEDU dirigirán los lineamientos académicos y científicos de las universidades peruanas en los próximos años.

Actualmente, la SUNEDU está cumpliendo una excelente labor. Sin embargo, se encuentra en un lumbral importante para legitimar su trabajo. Legitimarlo pasará, necesariamente, por la selección de los mejores cuadros para los puestos de directores. Y para esto los candidatos necesitan tener algo básico: competencia científica. No hacerlo, será un mal comienzo, y en realidad no creo que cometan ese (infantil) error.

Porto Alegre (Brasil), 17 de Abril de 2015

1 Esto se observa en la propia Ley Universitaria (30220), lo cual se reflejó directamente en las bases del concurso. Sin embargo, en la página 5 de dichas bases dice “se considera que un postulante tiene reconocido  prestigio  con  la  acreditación  de  una  trayectoria académica y profesional”. Pues bien, una extraordinaria forma de para medir la trayectoria académica de un candidatos a dirigir una superintendencia nacional de educación universitaria es a través de su publicaciones científicas indexadas.

Scully, M. A. 1997 “Meritocracy.” In P. H. Werhane and R. E. Freeman (eds.), Blackwell Encyclopedic Dictionary of Business Ethics: 413–414. Oxford: Blackwell.

*Las ideas contenidas en este editorial representan la opinión del autor y no representan la posición de todos los miembros del Instituto Peruano de Competitividad – INSPERCOM.

Posts Relacionados


No necesitamos consumir menos, necesitamos consumir mejor
Plan Nacional de Diversificación Productiva permitirá ingresos per cápita de US$ 30.000 en 2030
¿Qué características predicen el éxito de un emprendimiento?