¿Mi empresa necesita un cambio o una transformación?


Jan 16, 2015 mhernani Noticias

Fuente: Harvard Business Review

Dada la cantidad de investigación que las escuelas de negocios han dedicado a la comprensión de la gestión del cambio, el número de libros y artículos publicados sobre el tema, y la inversión que las empresas han hecho en consultores y formación, se podría pensar que este es un tema ampliamente analizado dentro de las organizaciones.

Sin embargo, para muchos expertos como Ron Ashkenas, existe la impresión de que “hay un problema semántico subyacente, derivado de la confusión entre lo que constituye un ‘cambio’ frente a una ‘transformación’.  Muchos directivos no se dan cuenta de que no son lo mismo. Y mientras que en realidad hemos avanzado mucho en aprender a gestionar el cambio, seguimos luchando con la transformación”.

En ese sentido, “la gestión del cambio” significaría la implementación de  iniciativas bien definidas dentro del sistema de una organización, como la introducción de un nuevo sistema de gestión del rendimiento, o la descentralización de la comercialización.

Por su parte, la transformación se centra en una cartera de iniciativas cuyo objetivo sería reinventar la organización a través de un replanteo parcial o total del modelo de negocio de la empresa. Este es un proceso mucho más impredecible, experimental y riesgoso.

“Recientemente me reuní con el equipo senior de liderazgo de una compañía de tecnología de gran tamaño que había tenido éxito porque un producto único constituyó el 90% de sus ventas” apunta Ashkenas. “Cuando los competidores comenzaron a desarrollar una versión menos costosa del producto, se hizo evidente que no podrían sobrevivir como una empresa de un solo producto. Como resultado, el director general puso en marcha una estrategia de transformación con el objetivo de averiguar un modelo de negocio más sostenible”.

Por ejemplo, en el plano de los medios de comunicación, la llegada de las herramientas digitales obligó a muchos periódicos a transformar considerablemente su organización, al tener que incluir un área totalmente nueva, denominada periodismo digital, dentro su organigrama, a través de la cual surgieron nuevas variables que fueron transformando la realidad del mercado de medios (el traslado de gran parte de la publicidad a medios digitales, la alteración de los horarios de publicación, una mayor interactividad con el usuario, etc.).

Si los medios no se transformaban y adaptaban sus prioridades a adquirir mayor competitividad dentro del mercado digital (el más dominante en la actualidad dentro del ámbito de medios de comunicación) probablemente no hubiesen podido continuar en carrera.

En esa línea podríamos comprender la necesidad de transformación de una empresa en función al cambio de paradigmas dentro de su sector (mayor competencia, surgimiento de nuevas tecnologías, caída del mercado, etc.), mientras que el cambio sólo se aplicaría cuando la empresa, por su propia cuenta, decide expandirse o cambiar ciertos aspectos dentro de su organización, sin necesidad de que factores externos a sí misma influyan en estas decisiones.

Posts Relacionados


Perú hacia el 2015: ¿qué nos dejó el año que pasó y qué proyecciones tenemos para el próximo?
Entrevista a Graciela Rubina, Directora del IAB Perú sobre competitividad en el marketing digital
Cómo convertir al feedback en una rutina de nuestra organización