Nuevo régimen laboral juvenil o el polémico experimento económico del Gobierno


Dec 19, 2014 mhernani Noticias

La promulgación del nuevo régimen laboral juvenil ha generado gran polémica en la sociedad peruana, movilizando miles de manifestantes en contra de la medida, en lo que muchos han llamado la manifestación juvenil más grande en años.

La ley, ciertamente, busca reducir costos a los empleadores respecto a beneficios laborales de sus trabajadores jóvenes, para de esa forma poder incluir a una mayor cantidad de fuerza laboral dentro del rango entre 18 y 24 años.

En ese sentido, el Ministerio de Economía y Finanzas indica que el nuevo régimen laboral juvenil tiene como objetivo reducir el desempleo y la informalidad que afecta con mayor crudeza a los jóvenes entre las edades mencionadas, y está dirigido para el sector más vulnerable del mercado laboral.

“Esta ley no va para jóvenes con estudios superiores o tecnológicos que tienen carrera, sino para la gran masa, los que no tienen trabajo, que están en un ambiente de alta informalidad”, afirma al respecto el presidente Ollanta Humala.

imagen-protesta-ley-del-regimen-laboral-juvenil-21

La también llamada “Ley Pulpín” congregó a una gran masa de jóvenes el 18 de diciembre en Lima. Fuente: La República

En esa línea, el debate se ha centrado en si reducir los costos laborales es suficiente incentivo para efectivamente combatir la informalidad y el desempleo. Según el exviceministro de Trabajo y laboralista José Echeandía, sólo hay actualmente dos millones de trabajadores en planillas, mientras que “el resto de la población económicamente activa dentro del rango de 18 a 24 no tiene vacaciones, ni seguro de salud, ni se le respetan las 8 horas, está en la informalidad”.

Por su parte, el secretario general de la Confederación de Trabajadores del Perú, Elías Grijalva, declaró que esta norma “está propiciando la mano de obra del cholo barato” y criticó al gobierno de Ollanta Humala por aprobar leyes que promueven el “trabajo precario sin derechos ni beneficios”.

Grijalva anunció que presentarán una denuncia ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por esta norma y otras leyes laborales que, en su opinión, “van a generar despidos colectivos” durante el próximo año. El dirigente criticó, además, que el gobierno pretenda reactivar la economía a costa del sacrificio de los derechos de los trabajadores.

jgjgjg

El Estado sólo estaría reduciendo requisitos para el ingreso a planilla de un trabajador poco calificado, permitiendo a la empresa acceder a invertir en un mínimo de beneficios obligatorios (seguro de salud, vacaciones, respeto de las 8 horas, capacitación del personal, etc.), sin necesidad de financiar la totalidad de estos beneficios obligatoriamente, lo cual no implicaría que estos se den de todas formas para los trabajadores más calificados. En conclusión: el gobierno tiene un gran déficit comunicativo, pues no ha sabido transmitir esta idea, y ha generado pánico. Fuente de Foto: bolognesinoticias.com

BENEFICIOS REDUCIDOS VS MAYOR APERTURA DEL MERCADO

La nueva ley indica que, si el empleador no pudiera ofrecer la totalidad de beneficios laborales (como Compensación por Tiempo de Servicio (CTS), pago de gratificaciones de julio y diciembre, o asignaciones familiares) los jóvenes podrían ingresar a la planilla de la empresa de todas maneras con algunos de los beneficios que están dentro del régimen general: se deberá respetar el seguro de salud del empleado, la obligatoriedad de un mínimo de 15 días de vacaciones, (aunque en un régimen general las vacaciones son de 30 días), el respeto a las 8 horas, el pago de horas extra, etc., ya que el Estado actualmente impide que el empleador pueda ingresar a sus trabajadores en planilla si no puede cumplir con todos los beneficios laborales que la ley le impone.

¿Se despedirá a mayores de 25 años para contratar a jóvenes? El artículo 22 de la norma prohíbe expresamente el despido de trabajadores para que sean sustituidos, en el mismo puesto y funciones, por jóvenes contratados bajo el nuevo régimen laboral juvenil.

El incumplimiento del empleador de esta prohibición es considerado como falta muy grave en materia de relaciones laborales, por lo cual, cualquier trabajador que sufra un despido por este motivo puede presentar su denuncia ante el Ministerio de Trabajo, por teléfono (al 315-6000) o en su página web. El empleador que se encuentre culpable de esta falta recibirá una sanción de S/.76.000.

images

La ley no facilita los despidos masivos, pues mantiene el mismo procedimiento de denuncia ante despidos arbitrarios. Fuente de Foto: Internet

Asimismo, se especifica que una empresa solo podrá tener bajo el régimen laboral juvenil como máximo al 25% de su planilla.

Muchos detractores afirman además que las empresas que en la actualidad tienen a sus empleados de esta edad en régimen general pueden quitarle el beneficio de la CTS  a  sus trabajadores, con el argumento del cambio de régimen.

Sin embargo, la Ley 30288 determina que el nuevo régimen laboral juvenil solo podrá aplicarse a aquellos jóvenes de entre 18 y 24 años que estén desempleados, es decir, que nunca hayan estado en una planilla o que hayan pasado más de 90 días desocupados.

Además, se especifica en el artículo 3 que este régimen no se aplica a los jóvenes que ya tengan un contrato bajo las reglas de juego del régimen general, quienes conservarán los beneficios que estipula su contrato. Asimismo, señala que tampoco se aplica a los jóvenes que estén contratados bajo el régimen general que cesen con posterioridad a la entrada en vigencia de la ley y que sean contratados por la misma empresa.

fgfgfgf

Eliminar de raíz las gratificaciones es una medida que va bastante en contra de los intereses populares. Quizás una mejor medida hubiese sido reducir el porcentaje de gratificación, pero no eliminarla por completo. Fuente de Foto: Internet

¿Las empresas no los capacitarán si no les apetece? En el artículo 19 de la norma se especifica que es una obligación de las empresas capacitar a los jóvenes para el trabajo, de modo que se incremente su productividad y empleabilidad.

Para hacerlo, pueden aprovechar los beneficios tributarios que ofrece el Gobierno en el artículo 20, que le permite a las empresas dejar de pagar impuestos por cada sol que inviertan en capacitar a los jóvenes bajo el régimen laboral juvenil hasta por el equivalente al 2% de la planilla, es decir, de su gasto total en pago de personal.

Este es uno de los aspectos más importantes de la ley, pues asegura que los jóvenes, una vez dentro del mercado formal, adquieran habilidades que le permitan conseguir un empleo con mayores beneficios dentro del régimen general.

Asimismo, el empleador deberá exigir a los jóvenes que no hayan terminado la secundaria que regresen a las aulas antes de que se cumplan dos meses desde la contratación.

En síntesis, el empleado y el empleador podrán negociar acceder a la totalidad de los beneficios del régimen laboral dependiendo del nivel de capacitación que el empleado posea. Es seguro que las empresas que quisieran contratar personal calificado intentarán atraerlo (más bien, seguirán atrayéndolo) ofreciendo todos los beneficios de estar en planilla.

Por su parte, aquellos trabajadores con poca experiencia o poco calificados que antes accedían a cero beneficios, hoy podrán negociar con el empleador el acceso a beneficios parciales, ya que antes el empleador debía acceder a otorgarle todo el paquete de beneficios (el Estado era inflexible en esto), y hoy estos se ven reducidos, para que al menos puedan acceder a algunos de ellos, sin necesidad de que esto implique que el resto de trabajadores quede imposibilitado de acceder a la totalidad de los beneficios, dependiendo de lo que logre negociar con el empleador.

En ese sentido, el Estado sólo estaría reduciendo requisitos para el ingreso a planilla de un trabajador poco calificado, permitiendo a la empresa acceder a invertir en un mínimo de beneficios obligatorios (seguro de salud, vacaciones, respeto de las 8 horas, capacitación del personal, etc.), sin necesidad de financiar la totalidad de estos beneficios obligatoriamente, lo cual no implicaría que estos se den de todas formas para los trabajadores más calificados. En conclusión: el gobierno tiene un gran déficit comunicativo, pues no ha sabido transmitir esta idea, y ha generado pánico.

Posts Relacionados


7 frases que un jefe líder nunca pronuncia
MIT Technology Review busca a los jóvenes más innovadores de Perú
¿Qué nos depara la ciencia para 2015?