¿Oír música mientras trabajas aumenta tu productividad?


Jul 3, 2015 mhernani Noticias

Fuente: www.medciencia.com

Escuchar música mientras se trabaja se ha vuelto un hábito bastante común. Sin embargo, muchas veces esta actividad se realiza a escondidas de los jefes o supervisores porque se tiene la creencia de que la música distrae de su labor a los trabajadores. ¿Cuánto de cierto hay en esto?

En realidad, diversos estudios científicos han demostrado que escucharla en el trabajo puede tener un impacto positivo en la productividad, la creatividad y el bienestar de los trabajadores. Por ejemplo, una investigación de la Universidad de Windsor, en Canadá, encontró que aquellos que escuchaban música completaban las tareas más rápido y se les ocurrían mejores ideas que los que no lo hacían.

“La música puede ayudar a conseguir buenos resultados laborales ya que permite al cerebro asociar el trabajo con algo que considera positivo y que vale la pena repetir”, comenta Sergio Mora, neurobiólogo y profesor de Farmacología y Neurociencias de la Universidad de Chile, sobre el estudio de la institución canadiense.

En ese sentido, Mora explica que escuchar música que sea del agrado de cada uno libera dopamina en el circuito cerebral del placer, lo que induce el aumento de la motivación y de los deseos de repetir la experiencia. Agrega que la música activa los centros del lenguaje en el cerebro, promueve la memoria y mejora la marcha y la coordinación motora, según un estudio de la Universidad de Florida.

1098259_552674191435674_1788974588_n

Fuente: IlustrAna

Sin embargo, no toda la música resulta positiva cuando se requiere concentración, advierte Claudia Donoso, directora del Magíster de Neurociencias de la Universidad Finis Terrae. Cuando se necesita resolver problemas, hacer síntesis o analizar tareas, el mejor tipo de música es la clásica y barroca. Esto tiene un fundamento científico:

“La alerta cortical en el cerebro, necesaria para la concentración y atención sostenida, se incrementa con música que está centrada en la melodía; es decir, cuando está clara la frecuencia, la intensidad y el ritmo”, explica Donoso. “Las canciones con instrumentos de cuerda, por ejemplo las de Mozart, son las que más aumentan la concentración, ya que presentan un perfecto equilibrio entre melodía y ritmo. Por su parte, la música estilo rock, hip-hop o punk, en cambio, está orientada al movimiento. En ese sentido, se recomienda para labores como la construcción, la carpintería o el deporte”, agrega.

Si cuando se escucha música en el  trabajo durante una actividad solitaria no se atiende a los llamados de los compañeros, lo cual podría traducirse en discordancias dentro de la oficina, entonces se debe comenzar a incentivar una cultura empresarial en la cual la comunicación pueda establecerse acercándonos a la persona con la que queramos conversar, cuando no podamos interactuar con ella a determinada distancia debido al uso de auriculares.

En el caso del uso de música durante trabajos grupales, por ejemplo, reuniones, es recomendable no utilizar música en absoluto, pues si bien son conocidas científicamente las cualidades de determinado tipo de música para el potenciamiento de la concentración o la memoria (este es el caso de la música clásica), este tipo de música puede no ser agradable para la totalidad de los asistentes a la reunión.

looo

Fuente: www.managementjournal.net

Esta situación podría producir incomodidad en algunos trabajadores, reduciendo su capacidad productiva. Por ello la recomendación del uso de determinado tipo de música para determinada actividad recae siempre en el ámbito de lo relativo y subjetivo, siendo de ese modo preferible que en los trabajos colectivos se mantenga una neutralidad traducida en ausencia musical.

Por otro lado, si se utiliza Youtube o Spotify para escuchar música en el trabajo, se debe tener una playlist automática, pues si se buscan canciones individualmente en estas plataformas, sus recomendaciones para conocer nueva música permitirían que el usuario se distraiga, lo cual puede traducirse en una caída de su productividad.  Además, esta playlist deberá ser definida fuera del horario de trabajo.

Finalmente, para aumentar el efecto positivo sobre la concentración, los especialistas recomiendan que la escucha sea activa y no pasiva, es decir, que la persona enfoque su atención en la música presente, y no posicione a la melodía como fondo mientras se hace una tarea. En ese sentido, en una primera instancia nuestros sentidos deben concentrarse en cómo se desarrollan el ritmo, la melodía e incluso la letra de una canción para luego concentrarse en su actividad laboral, sin necesidad de detener la música mientras se realiza esto, con el objetivo de que los efectos de la música puedan producirse correctamente en nuestro cuerpo.

Utilicemos todas las herramientas disponibles para potenciar el rendimiento de nuestros trabajadores, y al mismo tiempo para generar un ambiente laboral agradable y flexible, siempre y cuando se cumplan oportunamente los objetivos que plantea la empresa para cada trabajador.

music

Fuente: tecnologia.elpais.com

Posts Relacionados


¿Cuál es el perfil del internauta peruano?
Centrum: “Debemos crecer en manufactura si queremos ser un país desarrollado”
Investigación demuestra que no debemos separar el trabajo de la vida personal