¿Nos esmeramos en utilizar servicios formales? Caso: Sistema Integrado de Transporte vs transporte informal


Sep 9, 2015 mhernani Noticias

El discurso del desarrollo en la actualidad refuerza mucho el concepto de “formalización” de las cadenas productivas, instando a las empresas a realizar sus procesos dentro de un sistema institucionalizado, es decir, a ser previsibles y confiables tanto en la generación como en la entrega de los productos y servicios que ofrece. Sin embargo, en muchas ocasiones el usuario prefiere a la empresa informal sobre la formal debido a diversos factores de orden económico/material: cercanía, precio, disponibilidad, etc. los cuales de algún modo pueden ser justificables debido a la urgencia de algunas personas de satisfacer sus necesidades de la manera más inmediata dentro de un contexto de vulnerabilidad social.

Pero en muchas otras ocasiones el usuario prefiere a la empresa informal sobre la formal debido a factores que podrían responder sólo al ámbito de la desatención y/o de la indiferencia, los cuales, a diferencia de los factores de orden económico/material, no pueden ser justificables debido a que no existen dentro de un contexto de vulnerabilidad social, ni representan, por lo tanto, una mejor opción en aspectos como la cercanía, el precio, o la disponibilidad por parte de la empresa informal frente a la formal.

Por ejemplo, tomemos el caso del Sistema Integrado de Transporte (SIT), empresa pública y formal, impulsada por la Municipalidad de Lima, que se viene implementando para mitigar el negativo impacto que tiene la informalidad en el transporte público de esta ciudad. En muchas ocasiones, algunos usuarios optan por no utilizar el SIT debido a una serie de razones:

- No existen líneas del SIT que pasen cerca de la zona donde viven (cercanía).

- La tarifa única del pasaje del SIT es muy superior a lo que cobraría una línea informal por la misma distancia (precio).

- En hora punta los buses del SIT pasan demasiado llenos en comparación con algunas líneas informales (disponibilidad).

Entre otras circunstancias que pudieran estar justificadas en un contexto de vulnerabilidad, contexto que puede entenderse como el sistema de transporte limeño en sí mismo, el cual no cubre eficazmente todas las zonas urbanas, ni estandariza y modera sus precios, ni posee una flota de vehículos que satisfaga cómodamente la demanda.

imagen-sit

Fuente:www.forosperu.net

VENCER LA INERCIA

No obstante, en ciertas ocasiones el usuario simplemente actúa por inercia y no reflexiona, optando por el servicio de la empresa informal sin necesidad de que alguna razón económica/material lo sustente. Esto se debe a que no mantiene en su consciencia la idea de que el apoyo a la formalización, en este caso, al Sistema Integrado de Transporte, es fundamental para el desarrollo de una solución frente al problema del caos vehicular, el cual no sólo es un fin en sí mismo, sino que también trasciende a diversos ámbitos que contribuirían a mejorar la competitividad del país: en confianza para los inversionistas, en atractivo para los turistas, en salud mental (y por qué no, física) para los pasajeros y conductores, en ahorro de horas-persona, etc.

En ese sentido, estas líneas representan una invocación a la ciudadanía a mantener en su consciencia la permanente idea del apoyo a la formalidad frente a la informalidad, al menos en circunstancias en las que no nos encontremos en un contexto de vulnerabilidad, pues el sacrificio que se exigiría al actuar de manera consecuente dentro de dichas circunstancias no es viable para el ciudadano de a pie, y en realidad lo que se requiere, más que una inmolación absurda, es un trabajo de políticas gubernamentales que altere beneficiosamente el sistema.

De esa manera, el apoyo que brindemos, dentro de nuestras posibilidades reales, a los sistemas formales de empresa obligará, por presión del propio mercado, a los informales a buscar medios para formalizarse a través de, por ejemplo, asociaciones o financiamientos. Muchas de las empresas informales no se legalizan porque simplemente el mercado, a través del consumo del usuario, no se lo exige. Intentemos transformar al país no sólo a través de la exigencia de mejores políticos y de mejores políticas de Estado, sino también a través de nuestra propia actitud proactiva frente a la posibilidad de elección entre lo formal y lo informal.

Posts Relacionados


China promueve construcción de ferrocarril Perú-Brasil
Conoce al Semantic Scholar, un “Google Académico” más inteligente
¿Puede la religión hacer más justo al crecimiento económico?