¿Pagan pobres y ricos impuestos proporcionales a su patrimonio? Thomas Pikkety evidencia descoordinación internacional sobre este punto


Jan 28, 2015 mhernani Noticias

Fuente: Asociación Cultural Jaime Lago

El último libro de Thomas Piketty, “El Capital En El Siglo XXI”, ha generado un gran interés y numerosos debates a nivel mundial debido a que (1) presenta un laborioso desentrañamiento de los últimos 250 años de evolución de los ingresos y la riqueza en el capitalismo, sobre todo en Estados Unidos y Europa, y (2) propone, en definitiva, un impuesto sobre el patrimonio estandarizado a nivel mundial.

Su tesis refiere que el sistema de libre mercado genera espontáneamente una creciente desigualdad, con un período intermedio desde 1914 hasta finales de los años 70 (que se explica por la existencia de shocks, guerras, y no por el desarrollo “normal” de la sociedad capitalista); de ahí la necesidad de un impuesto mundial sobre el patrimonio.

Frente a estas desigualdades que no cesan de crecer en los países capitalistas, y que amenazan la estabilidad del sistema, no hay verdaderamente otra salida que la imposición de un impuesto estandarizado mundial, según el autor.

En concreto, propone un impuesto del 0% para bienes inferiores a un millón de euros, del 1% entre 1 y 5 millones y un 2% a partir de ahí. En el conjunto de la UE, estima que podría aportar 300 mil millones de euros, aproximadamente el 2% del PIB europeo (actualmente valorado en 16 billones de €).

piketty-bloomberg-businessweek

La portada más reciente de “Bloomberg Businessweek”, ilustrada como una revista noventera para adolescentes, habla de la “Pikettymania” y del desenfreno que ha generado en una disciplina típicamente sombría. ” Fuente de Foto: El Comercio

Después de dedicar unas 800 páginas a mostrar la evolución de la desigualdad en los ingresos y patrimonios, hace hincapié en el hecho de que estas disparidades son más fuertes en términos de capital que de remuneraciones, su impuesto sobre la fortuna parece una solución muy lógica. Se trata de introducir una justicia tributaria, allí donde la justicia es menos respetada.

Pero da otros argumentos que justifican una tasa tan importante sobre los patrimonios en lugar de los ingresos. Pongamos, dice, el caso de Liliane Bettencourt. Es la heredera de la fortuna de la firma de artículos de lujo francés, L’Oreal, que ha causado una gran controversia en Francia a raíz de su relación personal con el ex presidente de la República, Nicolas Sarkozy, y de la financiación secreta de su campaña presidencial. Su patrimonio en la actualidad asciende a más de 30.000 millones. Pero nunca declaró más de 5 millones en ingresos a Hacienda. Incluso asumiendo un bajo rendimiento, de un 5% anual, debería obtener alrededor de 1.500 millones de intereses al año.

“El impuesto sobre el capital permite completar al impuesto sobre la renta para todas aquellas personas cuyo impuesto sobre la renta es manifiestamente inadecuado en comparación con su patrimonio.” De hecho, si queremos llegar a la gente realmente rica en lugar de al contribuyente ordinario, si queremos ayudar a pagar la deuda pública y sus costes, si queremos restaurar algo de justicia fiscal, es la solución que se impone”, afirma el economista francés.

En ese sentido, vemos que actualmente muchos trabajadores pagan unos impuestos proporcionalmente, incluso cuantitativamente, mayores que los grandes accionistas y ejecutivos de empresas que utilizan extensamente la ingeniería fiscal para evitar pagar parcial o totalmente los impuestos. Ya sea para financiar las necesidades colectivas más urgentes o para reducir la deuda pública, que pesa sobre el futuro y que pone al estado a merced de los acreedores financieros internacionales, el impuesto sobre el capital aportaría fondos bienvenidos para cubrir las necesidades y los esfuerzos necesarios.

collagegates-piketty_560x280

Bill Gates tuvo algunas críticas hacia el libro de Piketty, argumentando que la filantropía cumple con las mismas funciones que una imposición tributaria al patrimonio, pudiendo algunas millonarios no brindar nada de su patrimonio al beneficio público, mientras que otros podrían exceder lo que les correspondería brindar siguiendo la política tributaria de “El Capital del Siglo XXI”, lo cual genera un equilibrio. Fuente de Foto: www.periodistadigital.com

Obviamente, para ser eficaz, una medida de este tipo implica la creación de otras disposiciones que el autor evoca poco, ya que se centra más en los efectos macroeconómicos que en los detalles de su propuesta. En primer lugar, sería necesaria la creación de un catastro de fortunas que Thomas Piketty desea expresamente, y que evaluaría exactamente los patrimonios y su lógica contribución a los ingresos fiscales. Además, se debería combatir radicalmente la fuga de capitales, es decir, el traslado de inversiones desde países con políticas tributarias que favorezcan la igualdad social hacia países que no contemplen estas imposiciones tributarias dentro de su marco jurídico.

Esta situación requeriría la aplicación de un sistema de inspección tributaria con funcionarios bien remunerados, específicamente capacitados y con rápidas facultades coactivas frente a infractores. Este sistema debería ir acompañado de una normativa clara, formal y estandarizada internacionalmente, pero ambos aspectos preventivos y sancionadores van claramente más allá del marco establecido por el libro.

Hay quien ve en el título de ”El capital en el siglo XXI” un guiño a la obra de Karl Marx, El capital”. ¿Considera Piketty que la confrontación ideológica entre capitalismo y marxismo sigue vigente?

“La disyuntiva no es capitalismo o marxismo. Hay diferentes maneras de organizar el capitalismo y hay diferentes maneras de superarlo. Lo que mi libro intenta es contribuir a este debate. En cuanto al marxismo, yo formo parte de la primera generación posterior a la guerra fría, la primera generación postmarxista. He leído a Marx y hay ideas interesantes en él, contribuciones notorias, pero El capital se escribió en 1867 y estamos en 2014. Lo que yo intento es introducir en el siglo XXI la cuestión del capital, su estudio, esto es lo que significa para mí el título del libro”, explica el director de estudios en la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS).

213179

Esta obra económica tiene como objetivo estandarizar el ingreso de patrimonio privado a las arcas públicas a través de la imposición de impuestos al patrimonio, política tributaria que se da en algunos países, pero que debería formalizarse a nivel mundial a través de una cooperación intergubernamental que tipifique la migración de capitales a razón de esta imposición como un delito. Fuente de Foto: www.semana.com

Según el también profesor asociado de la Escuela de Economía de París, considerado una de las promesas mundiales de la economía, su obra no pretende anunciar una revolución, sino que solamente intenta poner a disposición de los lectores las investigaciones históricas que se pudieron reunir sobre más de veinte países y que abarcan tres siglos.

A pesar de su buena recepción entre los círculos académicos, la obra de Piketty comete errores en las proyecciones que hace para épocas en las que no había información, en el método que usa para distintos países y en un uso tendencioso de las estadísticas para probar su principal tesis (que la riqueza ha aumentado a mayor velocidad que el crecimiento económico en los últimos 300 años con un fuerte incremento de la desigualdad), según Chris Giles, editor económico del Financial Times.

En una carta de respuesta al periódico británico, Piketty defendió sus conclusiones: ”Tenemos que trabajar con la información que hay, la cual es muy heterogénea: datos sobre la herencia, la propiedad, escasa información sobre la propiedad y riqueza y las declaraciones impositivas. A estos datos hay que hacerles además ajustes para homogeneizar las comparaciones entre distintos países. De hecho, es posible que mi estimación de la concentración de la riqueza sea conservadora y que la realidad sea peor de lo que he medido”, puntualizó el ganador del Premio Yrjö Jahnsson 2013, agregando que las ambigüedades en el plano descriptivo-histórico de su investigación no quitan validez a las propuestas alrededor de las regulaciones fiscales sobre el patrimonio.

Posts Relacionados


Primera Editorial INSPERCOM: “Instituto Peruano de Competitividad (INSPERCOM): Fundación”
Ranking de Competitividad IMD-CENTRUM 2015: “El Perú sigue en caída libre, prácticamente para salir del ranking”
Importancia de las carreras técnicas, entrevista a Narciso Armestár, Director Académico de Tecsup