Perú cae en ranking de competitividad mundial por segundo año consecutivo


Sep 30, 2015 mhernani Noticias

Si analizamos el panorama general de la competitividad peruana a lo largo de estos años, podremos darnos cuenta que esta se adecúa al contexto de desaceleración económica que muchos analistas señalan como hija del actual gobierno, y que en realidad está dejando de ser desaceleración (lo que implica que seguimos avanzando, pero más lentamente), para convertirse en retroceso.

Los resultados del más reciente ránking de competitividad mundial, elaborado por el World Economic Forum (WEF) para el período 2015-2016, ubican al Perú en el puesto 69 de 140 países analizados (el puesto 1 pertenece al país más competitivo), retrocediendo 4 ubicaciones respecto al período anterior. Este último dato nos permite elaborar la tendencia de cómo se ha venido manejando el tema del desarrollo económico a lo largo de este último gobierno, y en los gobiernos anteriores.

Los resultados podrían interpretarse como desalentadores, y propicios para ser utilizados por los candidatos presidenciales de la elección del próximo año como bandera para desacreditar al gobierno saliente, y como promesa de su propia eficiencia. Esperemos solamente que la gestión ingresante en 2016 logre enrumbar al país en la senda del desarrollo, sin dejar de lado la inclusión social, ni rematando al país por resultados de corto plazo y medidas populistas.

Salta a la vista la facilidad de lectura del gráfico anterior. Apreciamos que del 2005 al 2006 existe un pequeño crecimiento, que luego, abruptamente, se ve en caída libre durante el período 2007-2008 (posiblemente debido a la crisis financiera de ese año). A partir de esa fecha, el país se recupera durante 5 años, hasta llegar al período 2013-2014, en el que la posición del Perú en el ranking se mantiene estática.

Pero es en el período 2014-2015 cuando comenzamos a ver una tendencia a la baja, justificada apenas por un contexto internacional desfavorable. Unida a las recientes cifras del 2015-2016, esta tendencia sólo muestra que la desaceleración del 2013-2014 está transformándose en retroceso económico, como parte de un proceso lógico en el que las acciones del Estado (por ejemplo, el Plan de Diversificación Productiva) no han tenido los resultados que se esperaban, o al menos, a la velocidad que se esperaba.

A pesar de esta situación, debemos resaltar los aspectos en los que nuestro país mejoró durante este último período (2015-2016), según el análisis detallado de los indicadores que conforman este ranking. En realidad, el rendimiento peruano se incrementó en cinco de los doce pilares: instituciones (118 a 116), educación superior y capacitación (83 a 82), desarrollo del mercado financiero (40 a 30), preparación tecnológica (92 a 88) e Innovación (117 a 116).

1211588

Fuente: www.cdi.org.pe

Al respecto, la presidenta del Consejo Nacional de Competitividad (CNC), Angélica Matsuda, indicó que a pesar de haber retrocedido 4 puestos en el índice global, nuestro país aún se encuentra entre los tres más competitivos de América del Sur. “Seguimos estando dentro de los tres primeros países de Sudamérica, detrás de Chile y Colombia. Además, en Latinoamérica somos el sexto”, señaló a un medio local.

Sin embargo, nuestro país retrocedió en siete pilares: infraestructura (88 a 89), entorno macroeconómico (21 a 23), salud y educación primaria (94 a 100), eficiencia del mercado de bienes (53 a 60), eficiencia del mercado laboral (51 a 64), tamaño de mercado (43 a 48), sofisticación empresarial (72 a 81).

Según el WEF, Perú se beneficia de un mercado financiero relativamente eficiente respecto al estándar regional, apoyado por un entorno macroeconómico sólido. No obstante, pese a que mejoró en el pilar Instituciones (sube dos posiciones), el país aún enfrenta desafíos en relación con la corrupción (baja 7 posiciones) y el pobre desempeño del sector público (baja 8 posiciones).

1211585

Fuente: www.cdi.org.pe

En ese sentido, Matsuda sostuvo que todavía le hace falta trabajar mucho más en las denominadas “cuatro i”: infraestructura, institucionalidad, innovación e instrucción (educación). “Todos estos elementos implican reformas de largo aliento, de largo plazo, cuyas medidas se han venido dando y que serán vistas en los próximos años”.

La presidenta del CNC afirmó que gran parte del paquete de decretos legislativos publicados recientemente apuntan a trabajar estos temas. “Por ejemplo en el tema de institucionalidad mucho tiene que ver con la seguridad ciudadana. También la parte del marco regulatorio se enfoca en el fortalecimiento de Indecopi”, expresó.

En cuanto al tema educativo, agregó que hay avances como la política nacional de la enseñanza del idioma inglés, la jornada escolar completa y el lanzamiento del observatorio educativo laboral. Por último, en el caso de la innovación, añadió, se han puesto incentivos para que las empresas destinen más recursos en este campo.

incore-2015-competitividad

Para mejorar la competitividad global de nuestro país, debemos ir por partes, y dar un vistazo a como va la competitividad interna, es decir, por regiones. Fuente: www.pachamamaradio.org

De esa forma, el Perú espera cosechar las reformas a largo plazo que ha venido sembrando durante estos últimos años, aunque se podría pensar que estas medidas son como la vacuna que nos inocularon para protegernos supuestamente de las enfermedades en el futuro, pero que en realidad fue preparada erróneamente, y nos produce un súbito malestar que requerirá  acciones de urgencias.

En esa línea, para lograr unas “cuatro i” de calidad, es preciso que la ciudadanía tome consciencia de la enorme responsabilidad que tienen al momento de elegir a sus representantes políticos, debiendo informarse profundamente de la hoja de vida, y de toda información complementaria que pudiera existir alrededor del candidato que piensan elegir.

Asimismo, es necesario fortalecer el compromiso de participación democrática/partidaria por parte de todos nosotros, con el objetivo de contribuir a filtrar a los mejores exponentes dentro del conjunto disponible para las postulaciones a los diferentes cargos públicos, entre otros aportes, como la puesta en debate de nuevas propuestas que busquen mejorar el sistema político-económico, entre las que podría destacar, por ejemplo, el uso más frecuente del voto electrónico a través del internet para mantener una participación ciudadana mucho más activa y rápida. En conclusión, si no se implementan más y mejores medidas, nuestra competitividad continuará en caída libre.

Posts Relacionados


Índice de confianza empresarial volvió a caer en junio
Consejos para discrepar exitosamente con tus superiores
Conexiones inteligentes: ¿Usted las tiene?