“Proponemos al Gobierno una web que reúna los trámites burocráticos para crear empresas”


Dec 28, 2015 mhernani Noticias

Para Emilio Rodríguez, Presidente de la Asociación de Emprendedores del Perú (ASEP), el emprendimiento es una determinada actitud que permite combinar una idea innovadora con la pasión suficiente para empujar el negocio hasta que arranque, y para seguir innovando con el fin de mantenerlo a flote y en expansión hacia nuevos mercados.

Sin embargo, esa actitud no puede surtir frutos si no va acompañada de un sistema burocrático eficiente y ágil. En ese sentido, Rodríguez nos presenta, en entrevista exclusiva con el Instituto Peruano de Competitividad (INSPERCOM), las propuestas de la ASEP alrededor de las reformas que se deben hacer alrededor de los trámites, especialmente a nivel digital, así como las herramientas que brinda su organización para capacitar a los emprendedores y conectarlos con los actores clave dentro del ecosistema emprendedor.

¿Qué es ser emprendedor?, ¿cualquiera puede serlo?

Es complicado dar una sola definición, porque el concepto de emprendedor que tenemos en el Perú es el de alguien que se quedó sin trabajo y se ve obligado a poner un negocio, algunas veces informal y de manera apresurada. Este tipo de emprendedor, a quien podríamos llamar “emprendedor por necesidad”, está dejando de ser el tipo dominante de emprendimiento en el país, ya que hoy en día vemos que cada vez más emprendedores aprovechan las oportunidades no explotadas en el mercado, haciéndolo de manera formal y siguiendo estudios serios.

Este tipo de emprendedor mucho más constructivo para el país y propenso al éxito, es alguien que tiene la actitud para concretar una idea que el mundo necesita, por lo que se le denomina como “emprendedor por oportunidad”. Una vez el negocio está en marcha, muchos emprendedores pierden esa capacidad para adaptarse y aprovechar las nuevas oportunidades del mercado, por lo que podría decirse que todo empresario empieza siendo emprendedor, pero puede dejar de serlo si se adecúa ciegamente a un solo modelo de negocio y no innova de manera constante siguiendo las tendencias de consumo.

¿Cuáles son las principales características del emprendedor peruano?

El emprendedor peruano es trabajador y perseverante, pues veo cómo la mayoría trabaja más de 8 horas y logra cosas increíbles siguiendo una idea, pero también es muy desconfiado. Creo que el sistema jurídico en el Perú no está muy bien visto, por lo que firmar un contrato siempre es un riesgo.

El tema de la informalidad también es un punto importante. Hoy en día existen diversos tipos de asesoría que brinda el gobierno para formalizarse, pero muchos no quieren hacerlo porque tienen miedo de que la SUNAT (entidad recaudadora de impuestos en el Perú) los tenga en el radar y se los coma vivos. Es una especie de competencia desleal, pues si tu vendes helados a S/.1.50 para poder pagar impuestos y planillas, y tu competidor informal vende helados de la misma calidad a S/. 0.50, entonces el consumidor optará por el precio informal.

Para que el país se desarrolle es necesario que el consumidor esté consciente de la importancia de la formalidad de las empresas que generan los productos y servicios que consume. Asimismo es importante que las empresas realcen su formalidad como parte de su valor agregado, tanto a nivel laboral como tributario, incluyendo en la medida de lo posible la labor social.

¿Qué consejos daría a los emprendedores peruanos para que sean exitosos?

Para comenzar les diría que sigan sus sueños, que hagan algo que les apasione. No porque tu vecino ponga una sanguchería en la esquina y se esté haciendo rico significa que tú tendrás los mismos resultados. Cada uno debe analizar sus habilidades y gustos, y según eso optar por un modelo de negocio. Es decir, no sólo debemos considerar el éxito económico de un tipo de emprendimiento para intentar implementarlo; pues también debemos sentirnos apasionados por él, incluso tanto como para innovar y mejorarlo.

Esta actitud es fundamental al comienzo de un emprendimiento porque generalmente una sola persona cumple varias funciones dentro de la organización, y aún así las retribuciones económicas del negocio sólo aparecen luego de varios meses de inaugurado. En esa línea, la pasión es fundamental para mantener la confianza en una actividad que genera beneficios a largo plazo.

Sin embargo, el emprendimiento no debe ser un trabajo solitario, pues en sus primeras etapas debe rodearlo un equipo con la mejor experiencia posible, el cual incluso podría reestructurar o “pivotear” la idea original del negocio, luego de un análisis más minucioso del mercado, una vez lanzados a la carrera. Ante esta situación, el emprendedor necesita saber escuchar y tener la mente abierta ante las modificaciones que se tengan que realizar a su negocio.

¿Cómo convertir un pequeño emprendimiento en un negocio con visión internacional (por ejemplo, en una multinacional)?

El mercado peruano interno es muy rico hoy en día, pero las empresas aún no se aventuran mucho a expandirse hacia mercados internacionales, a diferencia de otros países, como Chile, por ejemplo, que mantiene poderosas corporaciones en diversos países, entre ellos el Perú, donde algunas de las más importantes empresas son chilenas.

Ahora con estas alianzas que existen, la Alianza del Pacífico, por ejemplo, el mercado peruano ya no sólo tiene 30 millones sino que habría que sumarles los 18 de Chile, los 120 de México y los 40 de Colombia, pero para aprovecharlos se tiene que conocer la cultura de cada nuevo mercado, lo cual implica investigaciones mucho más complejas, que tomen en cuenta una mayor cantidad de variables.

Cinepapaya es un buen ejemplo de una organización que se ha sabido adaptar al mercado internacional. Empezó en Perú ganando un financiamiento de $50 000 con Wayra y actualmente está tasada en 20 o 30 millones de dólares porque supieron hacer alianzas con todas las grandes cadenas de cines en el país; y como ya no había más mercado hacia dónde expandirse localmente decidieron saltar a otros países. Y esto se pudo hacer fácilmente porque se trata de un software, no requiere infraestructura ni una logística compleja.

¿Qué es el Global Entrepreneurship Monitor (GEM)  y para qué sirve?

El GEM es una herramienta que permite medir el nivel de emprendimiento de la población en diversos países a través de diversos indicadores estandarizados, pues antes de ella cada país tenía sus propias estadísticas e indicadores sobre qué tipo de emprendimientos existe, el nivel de mortandad de las empresas, etc.; y era necesario crear un estándar internacional.

Acá en Perú la Universidad ESAN se encarga de hacer la medición según los criterios del GEM, y los resultados muestran que el ecosistema emprendedor en nuestro país es bastante extenso pero de una calidad y capacidad de innovación bastante limitada. El reducido y valioso sector del ecosistema emprendedor que se enfoca en satisfacer de manera creativa las necesidades del mercado está creciendo a través del apoyo de diversas entidades como Innóvate Perú, que financia a pequeños emprendedores.

¿Qué es lo que necesita hacer el emprendedor para ser más competitivo?

El emprendedor por oportunidad se ha dado cuenta que las grandes corporaciones hacen cambios en sus organizaciones muy lentamente, debido a su gran burocracia, mientras que las empresas más pequeñas pueden adaptarse más rápidamente a los cambios que imponga el mercado, lo cual le brinda un valor competitivo extra frente a estas corporaciones.

Además,  el emprendedor tiene la oportunidad de dar servicios personalizados, debido a la pequeña escala de su cobertura. Se da cuenta que para que lo lleguen a contratar, la calidad que ofrece tiene que ser muy buena, porque si no el cliente va a ir donde la gran empresa, que además ofrece precios menores. En ese sentido, para hacerte conocido en el mercado, no sólo debes brindar un servicio excelente, sino también diferenciado.

¿Cuál es la labor de la ASEP?

La ASEP fue lanzada el año pasado, y desde entonces nos hemos enfocado en articular a los emprendedores con los distintos actores del ecosistema, ya sean las universidades, las empresas, las instituciones del gobierno. Consideramos que el actor principal es el emprendedor, pero está totalmente disgregado, es decir hay mínimas conexiones entre los emprendedores, salvo en algunos espacios como talleres o seminarios. La idea es empoderarlos en clusters y que tengan una voz.

El modelo de la ASEP lo hemos replicado de Chile, de la ASECH, que ya tiene 20 000 socios, nosotros tenemos 2000. Se trata de crear redes de contacto, donde un emprendedor pueda encontrar, por ejemplo, un inversionista o un socio. Luego también es importante capacitar a los emprendedores: para ello tenemos un programa con el que los emprendedores podrán tener su negocio armado en 4 semanas, a lo largo de 8 clases. Les brindamos diferentes metodologías para que puedan validar la viabilidad de sus proyectos o para que no gasten en contratar abogados para procesos legales que ellos mismos podrían hacer, esto sin contar las asesorías en relación al trabajo en equipo, al desarrollo de marca, a la declaración de impuestos, etc.

Después tenemos el área de defensa del emprendedor, donde acogemos casos abusivos de empresas contra emprendedores, y, finalmente, promovemos políticas públicas a favor del emprendimiento. Creemos que nuestro valor diferencial es que nosotros mismos somos emprendedores, no somos profesores que nunca se han ensuciado los pies en el campo. 

¿El sistema burocrático del país, y en general la labor del Estado, en relación al emprendimiento se ha dinamizado?, ¿cuáles serían sus propuestas para mejorar este ámbito?

Una de las más grandes barreras que pone el Estado al emprendimiento son las trabas burocráticas. Debido a ello vamos a proponer la creación de empresas en un día y a costo cero. Esto se podría hacer online y no habría necesidad de hacer presencialmente los trámites legales de la SUNARP, la SUNAT, la Notaría, etc. que son procesos engorrosos por los que la gente prefiere no formalizarse.

El gobierno de Chile ha puesto en vigencia esta iniciativa desde 2013, ahorrándose más de 20 millones de dólares en notarios y  más de 1095 días de trámites burocráticos, por lo cual queremos replicar esa misma página web en el Perú como una herramienta importante para combatir la informalidad.

Uno de los puntos más absurdos que veo en el sistema burocrático nacional, y que quisiera resaltar, es la existencia de un TUPA (Texto Único de Procedimientos Administrativos) por cada Municipio, cuando las reglas deberían ser las mismas para todos, en todos los Municipios. Creo que el Gobierno no se ha involucrado mucho en el tema de las trabas burocráticas, y tal como exige a los empresarios que sean innovadores, también debe adecuar sus procesos legales a las nuevas tecnologías.

A continuación presentamos un extracto del audio de la conversación con Emilio Rodríguez, donde define al emprendimiento:

Posts Relacionados


La Cuarta Revolución Industrial fracasará si no nivelamos la educación a nivel mundial
Robinson: “El Perú necesita diversificación comercial y planeamiento a largo plazo”
¿Cómo le fue a Latinoamérica en las Olimpíadas Río 2016?