¿Qué está impulsando la desigualdad en la investigación científica a nivel mundial?


Jul 13, 2015 mhernani Noticias

Fuente: World Economic Forum

Si el mundo fuera mapeado de acuerdo a la cantidad de trabajos de investigación científica que cada país produce, mostraría un aspecto desigual bastante extraño. El hemisferio norte se ensancharía como un globo irreconociblemente, mientras que el sur se derretiría del mapa.

Esta imagen hace un punto dramático sobre la complejidad en la desigualdad mundial respecto a la producción y el intercambio de conocimientos. ¿Qué está impulsando esta desigualdad, y cómo puede corregirse?

EL DINERO IMPORTA

El dinero y la tecnología son necesarios para producir investigación. El promedio de intensidad de inversión para la investigación y desarrollo -como porcentaje del PIB – fue del 2,4% para los países de la OCDE en 2009. Sin embargo, pocos países en desarrollo han alcanzado el 1%.

Cabe resaltar que este nivel de inversión ha disminuido en los últimos años, según la encuesta nacional de investigación y desarrollo experimental de la HSRC. Este organismo determinó que, por ejemplo, en Sudáfrica, el gasto bruto designado para la Investigación y el Desarrollo en 2009 marcó USD 20.9 mil millones, es decir, presentó una disminución de USD 86 millones desde los USD 21 mil millones registrados en 2008, alcanzando una inversión del 0.89% del porcentaje del PBI.

image-20150703-20487-98qpco

Sin fondos nacionales suficientes, los investigadores deben gastar una gran cantidad de tiempo recaudando fondos de organizaciones de subvención fuera de sus universidades. Esto significa menos tiempo para realmente llevar a cabo la investigación y la producción.

Asimismo, cuando se trata de tecnología, el poder de ancho de banda en el norte es sustancialmente más poderosa que en el sur, lo que permite la fácil colaboración entre investigadores.

Es tentador esperanzarnos en la idea de que más dinero y más máquinas resolverán los problemas de desigualdad respecto a la producción de conocimiento, pero no es así de simple.

UN DOBLE VÍNCULO

Los valores y las prácticas contribuyen tanto a los desequilibrios globales como las disparidades materiales. Las revistas científicas que publican las investigaciones que dan forma a nuestro extraño mapa no son neutrales. Según el WEF, un estudio de cuatro revistas de alto impacto en las ciencias encontró que se atrajeron autores de muchos países del mundo, pero que finalmente sus publicaciones se restringieron significativamente a investigaciones de Europa y América del Norte.

uuu

“En América Latina, se invierte en promedio 1.75% del PBI. El Perú está muy rezagado con 0.12% del PBI, pensamos duplicar esa cifra al 2016 con 0.25 del PBI y luego aspirar a llegar al 1% del PBI”, manifestó Piero Ghezzi, Ministro de la Producción. Fuente: La República

Esto sugiere que algunos investigadores del hemisferio sur utilizarán sus escasos recursos financieros y técnicos para ser publicados en revistas de alto impacto, supuestamente de alcance mundial, pero que en realidad se limitan generalmente a la publicación de investigaciones provenientes del hemisferio norte. En el peor de los casos, el sur simplemente proporciona nuevos sitios académicos locales que no pueden llegar al mismo nivel que estas revistas internacionales utilizando proyectos acerca de sus propios contextos.

Además, los imperativos del desarrollo, las políticas del gobierno y sus propios intereses los presionan para llevar a cabo una investigación que sea relevante para los acuciantes problemas sociales que pueden no ser atractivos o incluso suficientemente “académicos” como para interesar a las revistas internacionales.

INVESTIGACIÓN INVISIBLE

Hay otro problema con este mapa de revistas: ignora publicaciones como monografías y colecciones editadas, e interpreta estrechamente al concepto de ciencia, pues excluye a las ciencias sociales y las humanidades. En muchos contextos se llevan a cabo investigaciones válidas pero publicadas con el desafortunado nombre de “literatura gris”. Esto incluye documentos de trabajo, informes técnicos y de política, géneros que a menudo se centraron en cuestiones urgentes de desarrollo.

Sin embargo, este tipo de investigación no se atribuye a menudo a sus verdaderos autores, quienes a veces incluso tienen que firmar acuerdos de confidencialidad. Debemos encontrar maneras de demostrar su valía, ya sea a través de nuevos mecanismos de revisión por pares, o de nuevas métricas que midan el impacto y el valor de estos documentos por el uso y re-uso.

88

El Ministerio de la Producción (Produce) estimó que la inversión en investigación científica y desarrollo tecnológico en el Perú puede elevarse en US$ 500 millones al 2016, con el proyecto de nueva Ley de Innovación, que establece un incentivo de 175% en los gastos de las empresas que decidan innovar.

El acceso es otro tema. Estas revistas codiciadas generalmente son accesibles sólo por paga. Esto excluye a los que no pueden permitirse el lujo de pagar por ellas, como investigadores en entornos con recursos limitados y miembros del público que no tienen contraseñas para las instalaciones electrónicas de las universidades e instituciones de investigación.

Esta situación mejorará gracias a las políticas de acceso abierto que actualmente se están desarrollando en la Unión Europea, el Reino Unido y en otros lugares del hemisferio norte. Estas políticas incrementarán sustancialmente el volumen de investigación disponible para que los estudiosos y lectores de todo el mundo tengan acceso al conocimiento. Pero hay un peligro irónico en esta mayor disponibilidad de información.

Si el mundo en desarrollo no tiene políticas nacionales y regionales similares, y si los recursos no están disponibles para apoyar activamente la difusión abierta en estos países, la investigación en los países en desarrollo será aún más invisible.

Esto puede consolidar involuntariamente la impresión errónea de que estos investigadores tienen poco que aportar al conocimiento global y son dependientes de la capacidad intelectual del norte.

En ese sentido, se debe comenzar a pensar en cómo cambiar la apariencia del desmesurado mapa mundial de la investigación científica. En primer lugar, resalta la necesidad de reconocer como válida a la investigación más allá de los límites del artículo formal de revista. Por otro lado, incentivos y sistemas de recompensa requieren ser ajustados para alentar nuevas prácticas de creación y legitimización de estudios científicos, utilizando especialmente las nuevas herramientas interactivas difundidas por la internet.

Y finalmente, las iniciativas gubernamentales de acceso abierto a la información necesitan ampliar su enfoque desde sólo el acceso a la información hacia la participación en la creación de conocimiento y la comunicación académica en todo el globo, a través del reforzamiento de la cooperación internacional en estos aspectos.

Posts Relacionados


Bill Gates: “Estos son los libros que debes leer para entender la Inteligencia Artificial”
“La innovación es la señal de que un país está pensando”
Concytec financia “Círculos de Investigación” y “Centros de Excelencia”