¿Qué nos depara la ciencia para 2015?


Jan 5, 2015 mhernani Noticias

Fuente: Nature

2014 ha sido un año lleno de hitos científicos difíciles de superar. En estos meses hemos presenciado el primer aterrizaje controlado sobre un cometa, hemos sabido que los dinosaurios no se extinguieron, sino que evolucionaron en aves, y los viajes tripulados a Marte han dejado ser una utopía inalcanzable. Pero la ciencia nunca descansa, y aunque recién estrenado, el 2015 ya apunta hacia nuevos logros. Para saber por dónde irán los disparos, la revista británica Nature, una de las más antiguas y prestigiosas publicaciones científicas a nivel mundial,  ha recopilado algunas de las investigaciones que prometen avances importantísimos en este nuevo año.

En su resumen What to expect in 2015, Nature apuesta por el superacelerador de partículas LHC como primer candidato a profundizar en el conocimiento del universo, entre la decena de cuestiones científicas de las que merece mucho la pena estar pendientes, como el cambio climático, el fin de la epidemia de ébola, los nuevos medicamentos contra el colesterol, la llegada de una nave espacial a Plutón o el genoma de los humanos de Atapuerca.

Superacelerador LHC. Está previsto que para marzo el acelerador de partículas LHC, ubicado en Ginebra, empiece a funcionar de nuevo tras dos años de paro, durante los que se le ha repotenciado para aguantar casi el doble de energía en las colisiones de protones que genera, respecto a la fase anterior. El Superacelerador LHC es la instalación de este tipo más potente del mundo, y ahora irá mucho más lejos. En ese sentido, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) espera para mayo las primeras colisiones útiles: si en 2012, los científicos descubrieron en el LHC el histórico bosón de Higgs, ahora esperan “desvelar fenómenos que cierren las fisuras del Modelo Estándar de física de Partículas”, recalca Nature.

Year1

Científicos adelantan que los próximos experimentos del CERN podrían revelar más sobre la “materia oscura”, la antimateria y posibles dimensiones ocultas del tiempo y el espacio. Fuente de Foto: Nature

El pacto del clima. Para diciembre de 2015 está fijada una cita importante en la lucha contra el cambio climático: la conferencia anual que se celebrará en París. El objetivo de la cumbre, tras el acuerdo alcanzado este año entre los dos países que son los mayores emisores de gases de efecto invernadero (EE.UU. y China) para reducir dicha contaminación climática, es alcanzar acuerdos vinculantes de control de emisiones para 2020, señala Nature. Mientras tanto, recuerda, el nivel medio mundial de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre puede superar las 400 partes por millón por primera vez desde hace millones de años.

Fin de la epidemia de ébola. Los expertos en salud esperan acabar con el actual brote de ébola que azota tres países de África Occidental: Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry. Esa victoria “requerirá medidas ya en marcha como la rápida detección [de casos] y el aislamiento de personas contagiadas”. Pero también, señalan los expertos de la revista, habrá que estar atentos a los ensayos de vacunas contra el virus (se esperan resultados para junio), entre los que destacan los tratamientos en estudio que utilizan sangre rica en anticuerpos de pacientes que han superado la infección para ayudar al sistema inmune de los enfermos.

Viajes espaciales a planetas enanos. Ceres será el primer planeta enano que reciba la visita de una nave espacial. La sonda Dawn de la NASA llegará en marzo próximo al cuerpo celeste, el objeto más grande que se conoce del cinturón de asteroides que hay entre Marte y Júpiter. Luego, la nave New Horizons, también de la agencia espacial estadounidense, llegará a Plutón. Sobrevolará ese planeta enano y la máxima aproximación será el 14 de julio. Se espera una avalancha de nuevos datos sobre ese cuerpo rocoso, sus lunas y su atmósfera.

PIA17650_ip--644x392

Desde su lanzamiento en 2007, Dawn ya ha visitado Vesta, un protoplaneta gigante situado a 168 millones de kilómetros de distancia de Ceres. Fuente de Foto: http://www.20minutos.es/

El genoma de Atapuerca. Tras un primer genoma (mitocondrial), anunciado en 2013, de los fósiles de la Sima de los Huesos, en Atapuerca (Burgos), de hace unos 400.000 años, los científicos esperan lograr ahora el genoma del núcleo de la célula. Puede ser este año, pese a que el reto es enorme dada la antigüedad de los huesos y el escaso ADN recuperable en ellos. “Pero los resultados pueden ayudar a clarificar la relación evolutiva entre los humanos, los neandertales y otro grupo remoto, los denisovanos, y a identificar episodios de cruce entre homínidos relacionados entre sí”, señala Nature.

Política científica. El Gobierno ruso se propone evaluar 450 institutos de investigación de la Academia Rusa de Ciencias. En el Reino Unido, las elecciones generales de mayo formarán un parlamento que decidirá acerca de permitir o no, por primera vez en el mundo, la fertilización in vitro de tres progenitores, una técnica que combina el material genético de tres adultos y que puede ser útil para tratar determinadas enfermedades hereditarias.

Cómo podemos observar, el desarrollo científico no se detiene, y es probable que mientras siga existiendo humanidad se seguirá intentando develar los secretos de la naturaleza. Sin embargo, es importante priorizar las investigaciones hacia el desarrollo de una sociedad con igualdad de oportunidades para todos sus miembros, pues si dejamos de lado este factor, es probable que la sociedad moderna sea insostenible financiera, ecológica y socialmente a largo plazo, volviendo de esa forma imposible cualquier tipo de investigación en el futuro.

Posts Relacionados


Ministro de Educación sobre Ley Universitaria: “Nosotros pensamos en una regulación eficaz, balanceada y moderna”
5 estrategias para ser más feliz, según la neurociencia
¿Discrepancias entre el vendedor y el comprador sobre el precio de un bien?