Se vienen complejos desafíos económicos para el mundo (especialmente para Latinoamérica)


Feb 10, 2016 mhernani Noticias

Fuente: WEF

Actualmente, la economía mundial enfrenta un nuevo período de intensa volatilidad en los mercados financieros, marcado principalmente por la brusca caída de los precios de las acciones, así como por el temor del desplome de los precios del petróleo y las materias primas.

Son diversos los factores en juego: la preocupación por un aterrizaje forzoso de la economía china y el posible decaimiento del crecimiento en Estados Unidos en un momento en que la FED (o Sistema de Reserva Federal) de ese país ha comenzado a elevar las tasas de interés.

Esto sin contar con las aparentemente interminables preocupaciones por Europa, que ahora muestra un aumento de la probabilidad de que Gran Bretaña abandone la Unión Europea, mermando así la estabilidad de este bloque económico, que enfrenta el acomodamiento masivo de refugiados como uno de sus más abrumadores problemas.

Por un lado, vemos que el crecimiento potencial de los países desarrollados y emergentes ha caído debido a la carga de la elevada deuda privada y pública y al rápido envejecimiento poblacional (que implica mayor ahorro y menor inversión), entre otros factores.

En esa línea, pocos académicos están preparados para admitir que las economías avanzadas lo han apostado todo al modelo equivocado, y mucho menos que deberían dirigir la mirada hacia las economías emergentes para tener mejores perspectivas sobre los impedimentos estructurales al crecimiento provenientes de este modelo, como el sobreendeudamiento y el exceso de la desigualdad.

En ese contexto, vemos que aunque la desigualdad del ingreso se ha reducido durante los últimos años, América Latina sigue siendo la región más desigual del mundo. En 2014, el 10% más rico de la población de América Latina había amasado el 71% de la riqueza de la región. Según los cálculos de Oxfam, si esta tendencia continuara, dentro de solo seis años el 1% más rico de la región tendría más riqueza que el 99% restante.

Entre 2002 y 2015, las fortunas de los multimillonarios de América Latina crecieron en promedio un 21% anual, es decir, un aumento seis veces superior al del PIB de la región según las estimaciones de Oxfam.

Tomando en cuenta estos factores, podemos determinar que en el mundo económico, ambas regiones, tanto las desarrolladas como las emergentes, están sufriendo las consecuencias de no solamente externalidades negativas, sino también de sus propias gestiones insuficientes.

Sin embargo, el alto nivel de globalización e interconectividad actual está permitiendo que las experiencias y prácticas innovadores en ambas caras del desarrollo se complementen, logrando de ese modo nuevas perspectivas para solucionar los complejos desafíos que se vienen en los diferentes contextos económicos, lo cual genera grandes expectativas sobre las posibilidades del trabajo conjunto hacia la estabilización de la economía y el establecimiento de equilibrio social.

Posts Relacionados


“Revolución Capitalista Peruana” impresiona en Londres
Las mejores carreras para tu tipo de personalidad
¡No se olvide de las mujeres!