Todo lo que siempre quisiste saber sobre la felicidad pero nunca te atreviste a preguntar


Nov 13, 2015 mhernani Noticias

Fuente: Quartz

Muchos piensan que la felicidad es el fin último de la vida, y cada uno cree tener su propia fórmula personal para alcanzarla. Sin embargo, existen algunos errores comunes que cometemos al perseguirla, y que deberíamos tomar en cuenta para orientarnos bien en nuestro camino hacia la felicidad.

QUÉ SIGNIFICA LA FELICIDAD

Para toda la atención que le dedicamos, rara vez explicamos lo que significa. De hecho, hay varias maneras en las que podríamos interpretar “felicidad”. Existe una distinción importante entre la forma intensa y a corto plazo de la felicidad -la emoción, la euforia- y su forma menos intensa, pero tal vez más estable -la calma, la satisfacción-. Recibir un cumplido de alguien que realmente te gusta puede hacerte sentir fantástico por unas horas, pero es probable que esa sensación se disipe en unos días.

Por el contrario, sentir que uno mantiene relaciones significativas en su vida, puede darnos un impulso de felicidad más leve, pero mucho más consistente. Cabe resaltar que un artículo publicado en el Journal of Consumer Research señala que cuando nos centramos en el presente somos más propensos a sentir la felicidad en forma de calma; mientras que cuando estamos enfocados en el futuro, somos más propensos a sentir emoción.

Ambas formas de felicidad son importantes para una vida saludable, pero deben ser tomadas en su apropiada medida. En “El mito de la Felicidad“, Jennifer Hecht señala que los diferentes tipos de felicidad están raramente en armonía unos con otros, ya que ir tras experiencias intensas a veces nos podría llevar a descuidar aquellas cosas que nos brindan satisfacción a largo plazo: descuidar viejos amigos a favor de nuevas amistades, o saltarse un día de trabajo para ir al cine.

oooo

Fuente: asiseemprende.com

Así que si queremos ser felices, tenemos que pensar cuidadosamente en la clase de felicidad que estamos buscando, y qué ventajas y desventajas implica. Si no hacemos esto, la búsqueda de la felicidad como un objetivo ambiguo podría guiarnos hacia las cosas equivocadas.

DESEAR EXCESIVAMENTE QUE LAS COSAS FUERAN DIFERENTES

¿Alguna vez haz deseado desesperadamente que estuvieras en otro lugar mientras te reunes en el trabajo? ¿O que luzcas diferente, vivas en otro lugar y manejes alguna habilidad que actualmente te es imposible? Perseguir la felicidad puede ser contraproducente cuando tenemos ganas de cambiar las cosas que no están dentro de nuestro control. Es fácil pensar en formas en las que seríamos más felices si las cosas fueran diferentes, por lo que si llevamos esta sensación al exceso, experimentaremos una vida de frustración.

En realidad, podemos influir con nuestras acciones al cambio en algunos aspectos de nuestra vida -la sana ambición, el querer más de lo que tenemos y lograrlo a través de mecanismos socialmente válidos, es una actitud positiva- , pero a veces las cosas no salen como quisieramos, y ante ello no debemos desesperar, sino seguir intentándolo dentro de un equilibrio entre nuestra capacidad mental para perseverar y nuestras condiciones materiales para lograr el objetivo.

La felicidad no es una meta, es una señal de que estamos viviendo bien y de acuerdo con lo que nos importa en la vida. Debemos tener cuidado de no quedar atrapados en la persecución de la señal, perdiendo de vista lo que realmente está tratando de decirnos.

Posts Relacionados


13 colegios estatales de alto rendimiento para 2015
2016: ¿El año en que la institucionalidad comenzará a instalarse en nuestras instituciones?
Para fomentar la innovación, conviértala en competición